LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo lidiar con una relación difícil

¡No todo está perdido!

12/12/2013 | Autor:
Comparte en:

Una buena relación puede convertirse en algo desastrozo en un abrir y cerrar de ojos, y no hay manera de predecirlo, pero en la mayoría de los casos, una relación difícil cuenta con una persona que quiere aferrarse a lo único que tiene y otra que ya no se siente bien con la situación.

Por Beatriz Castillo

Entender cómo salir adelante cuando estamos atrapadas en una relación difícil puede ser más simple si aprendemos a reconocer lo que está mal. Casi siempre dejamos pasar los pleitos porque estamos demasiado abrumadas por la situación como para aceptar la realidad, pero aprender a ver el problema de una manera objetiva es el primer paso para solucionar cualquier conflicto.

Una relación puede volverse confusa y complicada por una infinidad de razones, desde dejar de estar enamorada de él, enamorarte de alguien más, peleas constantes y mucho más.

Lo primero es identificar qué es exactamente lo que te molesta y tomar una decisión sobre cómo actuarás al respecto. Ninguna relación es igual, así que deberás encontrar una manera única de trabajar en sus problemas.

Obviamente, lo primero es hablar con él. Tal vez sea más sencillo evitar los conflictos y seguir viviendo cómodamente dentro de tu relación, pero simplemente te estás haciendo daño. A veces no decimos las cosas por miedo a perder a la otra persona, pero esto te hará sentir infeliz y decepcionada. ¡Habla con él!

No importa cuánto duela hablar con tu chico; si quieres solucionar la situación, debes encontrar la fortaleza de confrontarlo. Al hacerlo y al escuchar su respuesta, al menos sabrás si vale la pena seguir peleando por lo que tienen juntos o si sería mejor salir adelante y seguir con tu vida.

Por otro lado, hay relaciones que simplemente no estaban destinadas a funcionar. Hay veces en las que, por más que intentemos que las cosas funcionen, es imposible estar bien con él.

El problema es que esto te agota y te hace sentir decepcionada de ti misma, ya que te convences de que tus esfuerzos no valieron la pena. Empiezas a pensar que tal vez seas tú quien tenga algo malo, pero rara vez es así. Hay gente que simplemente no funciona para nosotras.

Si tu relación simplemente no tiene solución, lo mejor siempre es terminar con él, aunque existe otra posible solución: dar borrón y cuenta nueva a su relación. Si realmente lo amas y estás dispuesta a hacer lo necesario por que su relación funcione, ¡arriésgate! Pero tienes que estar segura de que él también hará lo mismo.

A final de cuentas, lo más importante que debes recordar es que un corazón roto sana con el tiempo, pero las complicaciones en una relación suelen aumentar y sumarse. No vale la pena quedarse en un lugar en el que no quieres estar.

¿Cómo es tu relación?

Amor, Otros