LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo hacerle el amor a un hombre

¿Quieres llevar tu vida sexual a un nuevo nivel? ¡Pon mucha atención!

25/02/2014 | Autor:
Comparte en:

Como ya sabemos, no es lo mismo tener sexo que hacer el amor. El problema es que a veces pensamos que hacer el amor debería ser aburrido y sin emoción, ¡pero no es así! Podrías tener la mejor noche de tu vida con unos cuantos tips.

Por Beatriz Castillo

Si toda tu vida has hecho las cosas de la misma manera y hasta ahora te ha funcionado, seguro no te interesaría mucho la idea de aprender algo nuevo en la cama. Pero agregar nuevas armas a tu arsenal sexual no sólo sirve para darle placer a él, sino a ti también.

Si ambos se esmeran en mantener viva la llama de la pasión, el beneficio será mutuo, ya que querrán llevar las cosas hasta nuevos límites y se esforzarán en hacer gozar a la otra persona.

Aprender a hacer el amor suena como algo complicado, pero en realidad no tiene por qué serlo. Puedes aprenderlo de una manera sencilla y sin presiones. Lo más importante es que te la pasarás increíble y gozarás como nunca.

¡Manos a la obra!
Comodidad. Antes de empezar a hablar de temas más específicos, tenemos que discutir lo que probablemente sea lo más importante al momento de ir a la cama con alguien: la comodidad. Tienes que estar totalmente convencida de que te sientes suficientemente cómoda tanto con tu propio cuerpo y tu sexualidad, como con tu pareja. Si la idea de hacerle el amor al hombre que amas no te emociona, vamos por muy mal camino. ¡El sexo jamás debería sentirse como una obligación! Una cosa es esforzarte por llevar tu vida sexual hacia nuevos horizontes, pero es muy distinto sentir que ir a la cama con él es una obligación. Obviamente él debe respetarte, dentro y fuera de la alcoba, y tienes que sentirte segura y querida con él.

Sexo y amor. La diferencia entre tener sexo y hacer el amor es enorme y ya la hemos discutido en el pasado. Hacer el amor representa una conexión más íntima con tu pareja, tanto en un nivel físico, como en uno mental. Por otro lado, tener sexo generalmente sólo representa lujuria, deseo y ganas de llevarlo a la cama. ¡Pero eso no significa que hacer el amor deba ser cursi o meloso! De hecho, algunas chicas creen que para hacer el amor es necesario ir lento, pero no es así. Puedes hacerlo lo más rápido que puedas o ir súper despacio, siempre y cuando pongas atención a tu pareja. De alguna manera, hacer el amor básicamente significa demostrarle a tu chico cuánto te importa. Si te esmeras en hacerlo gozar, él hará lo mismo contigo. ¡Y justamente de eso se trata! Tienes que aprender a ser desinteresada en la cama para poder recibir. Si sólo te enfocas en tu propio placer, eventualmente él se aburrirá.

Contacto. Como ya dijimos, hacer el amor significa conectarte con él en un nivel más íntimo, lo que significa que debe existir mucho contacto físico entre ustedes. Algunas posturas requieren que sus cuerpos estén un poco alejados, pero por el momento nos enfocaremos en las que requiere una unión más íntima. La posición del misionero es básica, pero el contacto de sus cuerpos puede hacer una enorme diferencia. Asimismo, la postura de la vaquerita puede ser modificada para que sus cuerpos tengan aún más contacto. Cruzar los dedos, abrazarse y verse a los ojos marcará una diferencia gigantesca a la hora de disfrutar de un momento íntimo.

Besar. A veces olvidamos la importancia de los besos durante el acto, pero la verdad es que son esenciales. No nos referimos a un beso común y corriente, sino a algo más apasionado e incluso salvaje. Recuerda que hacer el amor no tiene que ser lento o aburrido, así que intenta morder suavemente sus labios mientras te penetra. El secreto se encuentra en hallar el punto medio entre la intensidad y la ternura. Sujeta su cabeza o cuello mientras lo besas. Pasa sus dedos a través de su pelo y besa todo su cuello con pasión.

Comunicación. Seguro cuando leíste comunicación, te imaginaste momentos aburridos y pláticas serias con tu chico, pero nos referimos a algo totalmente distinto. Si hay confianza entre ustedes, obviamente deberías sentirte suficientemente cómoda diciéndole lo que te gusta y lo que no te gusta que haga cuando estás en la cama con él. Si algo te está haciendo sentir increíble, ¡díselo! No tengas miedo a hablar sucio y dile todo lo que te está haciendo sentir. De hecho, la comunicación no siempre tiene que ser a través de nuestros labios. Puedes tomar sus manos y ponerlas justo donde tú sabes que te hará gritar de pasión. Guía sus dedos hacia tus puntos mágicos y deja que te haga gozar como nunca. Tómalo por el cuerpo y enséñale cómo te gusta que te penetre. Después de un par de veces, la química sexual entre ustedes será tan grande, ¡que no podrán quitarse las manos de encima!

Y tú, ¿cómo le haces el amor?

Amor, Otros