LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Especial
A ellos también les encanta ir de compras

A ellos también les encanta ir de compras

Aunque no lo creas, también tienen su lado compulsivo. 
05/01/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:
Existe la idea de que la mayoría de mujeres somos unas adictas a las compras que van de tienda en tienda probándose ropa y gastan sin ningún autocontrol. La imagen se completa con un novio aburrido en un rincón, esperando a termine el martirio. Pero, ¿qué pasa si los papeles se invierten y él es quien disfruta más ir de shopping?
 
El gusto por las compras no respeta género ni preferencia sexual, y es hora de admitir que ellos también pueden disfrutar mucho una tarde de shopping, sólo que buscan cosas diferentes.
 
 
Seguro más de una vez te has visto fastidiada en una tienda de electrónicos, o has pasado más tiempo del que querías buscando herramientas, artículos de camping, muebles o accesorios para el auto, porque ellos también se toman su tiempo para elegir.
 
Quizá no tengas problemas en esperarlo mientras se prueba 10 camisas y las combina con 5 pantalones diferentes, para después ir a la sección de zapatería y ver cómo se pone y quita varios modelos, meditando si tiene cinturones y corbatas que hagan juego (“¡Oh, no! Tengo que comprar nuevos”). Al final sale con más bolsas de las puede cargar, llenas de prendas que ya no caben en su bien equipado guardarropa.
 
 
El problema surge cuando no compartes su entusiasmo por las compras y cada salida se convierte en un  tortura, ¿qué hacer en este caso? Tienes dos opciones: dejar que vaya solo o acompañarlo con la mejor actitud. Ir con él sólo para estar de malas y presionarlo es justo de lo que las mujeres nos hemos quejado desde siempre, y no quieres repetir ese patrón.
 
Si aún no viven juntos y te da igual en qué gasta, no te preocupes, no lo juzgues ni te burles de él. Si por el contrario, sientes que su gusto se está convirtiendo en adicción y esto afecta sus finanzas como pareja, platícalo con él y busquen una solución. Quizá destinar una parte para shopping personal dentro de su presupuesto mensual o reducir las vistas al centro comercial.
 
 
Es maravilloso cuando los típicos roles de género se desdibujan para dar paso a relaciones más honestas e igualitarias, aunque sea en algo tan trivial como las compras.
Amor, Ellos

Notas relacionadas