LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
11 Señales sutiles de que él es machista en el fondo

11 Señales sutiles de que él es machista en el fondo

¡Fíjate bien! 

07/03/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Todas ubicamos perfecto las señales de que un hombre es machista, desde los comentarios explícitos como “las mujeres son inferiores a los hombres” hasta la violencia física, psicológica y social, pero rara vez nos detenemos a ver las más sutiles.

 

Aunque un chico asegure que para él los hombres y mujeres son iguales y merecen las mismas oportunidades, hay pequeños detalles que delatan que en el fondo tienden a demeritar u ofender a las chicas con base en su género. Aquí algunas de ellas.

 

1. Habla de forma despectiva de las mujeres. Usa palabras como “zorra”, “golfa”, “puta” o “facilona” al hablar de mujeres que disfrutan con libertad de su sexualidad, que tienen varias parejas o que visten de forma sexy y provocativa. De forma consciente o inconsciente, para él es malo que una mujer sea dueña de su cuerpo y lo ocupe de la forma que le plazca, y eso es razón suficiente para insultarla.

 

2. Aplica el mansplaining. No existe un término en español para mansplaining, pero es cuando un hombre le explica algo a una mujer en tono condescendiente, pues asume que ella no sabe sobre un tema sólo por ser mujer, sea política, deportes o mecánica. También aplica cuando una mujer y un hombre hablan sobre el mismo tema pero el hombre sí es escuchado, sólo por el hecho de ser hombre, o cuando él repite algo que ella acaba de decir y recibe todo el mérito. A menudo se da en forma de interrupciones, tanto en contextos laborales como sociales y amorosos.

3. Asume que tienes que hacer ciertas cosas “porque eres mujer”. Desde maquillarte, vivir angustiada por tu cuerpo y tener modales impecables, hasta decorar la casa, comprar los regalos para amigos y familia, o hacer las labores domésticas, porque “eso hacen las mujeres”

 

4. Quiere acompañarte a todas partes “por seguridad”. No te dice abiertamente que es controlador, pero cada vez que intentas salir sola insiste en acompañarte, pasar por ti o que te reportes a cada rato “para saber que estás bien”. Porque claro, eres una criatura indefensa y vulnerable que no sabe cuidarse o defenderse en este peligroso mundo. Sí, la inseguridad está a tope, pero esa no es razón para depender de la protección de un hombre.

 

5. Te pregunta si “¿estás en tus días?”. Parece que no puedes estar enojada, deprimida o en crisis sin que la culpa sea de tus hormonas femeninas, porque obvio todos nuestros pensamientos dependen de algo puramente biológico que no controlamos, a diferencia de los “racionales” hombres.

 

6. Te dice cómo deberías vestir “por tu bien”. No es que él quiera tener la última palabra sobre tu look, pero cuando están a punto de salir te propone usar algo más conservador para evitar las miradas obscenas o que te molesten, para que estés más cómoda y tranquila.

7. Le da igual tu crecimiento profesional. Cuando sus planes chocan, prefiere que seas tú quien ceda en favor de su crecimiento profesional. Por ejemplo, tienes la oportunidad de estudiar o trabajar en el extranjero, pero él te retiene porque “no podría vivir sin ti”, “sería mejor terminar” o “¿qué necesitas que yo no te pueda dar?”. Además, te asegura que su carrera es más importante porque va a ganar más y así tú no tendrás que preocuparte por nada. Según él, todo es por el bien de los dos y de su futura familia.

 

8. Se burla cuando intentas hacer “cosas de hombres”. Ya sea cambiar una llanta, usar el taladro o practicar kickboxing, él se ríe de ti con supuesta ternura, porque “te ves súper linda tratando de hacer algo de hombres”.

 

9. Culpa a las víctimas de abuso físico y sexual. Cuando le cuentas que a una chica la toquetearon en la calle, le gritaron obscenidades, la violaron o su pareja la golpea, responde cosas como: “¿pues qué traía puesto?”, “eso le pasa por andar de zorra”, “¿quién la manda a salir de noche?”, “se lo merecía por andar con ese patán”, “una mujer no debe andar sola”, etc.

 

10. No le da importancia a tu placer sexual. Jamás te pregunta qué te gusta y que no, porque obvio él sabe cómo satisfacerte y si algo te incomoda ya aprenderás a gozarlo. Cuando él eyacula se acaba el show, aunque tú te quedes a medio camino. Además, si no tienes orgasmos seguro es tu culpa, debe haber algo malo en ti.

11. No le gusta trabajar con mujeres. Ya sea porque las considera, problemáticas, chismosas, poco capaces y hormonales, o porque cree que el matrimonio y la maternidad son obstáculos en la carrera de una mujer. Comentarios como “entregó mal el reporte porque es mujer y no se le dan los números”, “no la contrataron porque tiene hijos y seguro va a estar faltando” o “los hombres ganan más porque tienen que mantener a su familia”, indican que tu chico no ve a las mujeres como iguales.

 

Si detectas estas señales en un hombre, ya sea pareja, amigo o familiar, lo más probable es que estés al lado de un machista de clóset, y todos esos insultos que dirige a otras mujeres algún día también podrían caer sobre ti.  

Notas relacionadas