LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
Razones por las que da miedo el matrimonio

¿Por qué nos da miedo al matrimonio? Aquí 11 razones muy válidas

Muchas personas le huyen a casarse ¡y tienen buenos motivos! ¿Cuál es el tuyo?

17/09/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

El miedo a casarse es cada vez más común entre los jóvenes de la generación Millennial, ¡y ni hablar de los Centennial! Aunque cada quien tiene sus motivos, la mayoría comparte algunas de estas razones súper válidas para huir del matrimonio. Mira si las tuyas están entre las más recurrentes.

Actualmente vivimos en una sociedad que promueve el individualismo, la libertad y el cambio constante. Además, estamos influenciados por la cultura de lo desechable, es decir, deshacernos de todo lo que ya no sirva, incluidas las relaciones de pareja. Por eso no es de sorprender que algo tan estable como la vida marital ya no sea una regla de vida, como antes.

 

Más allá de la gamofobia (un persistente, anormal e injustificado miedo al matrimonio), hay razones por las que el matrimonio nos asusta más que ver Eso a las 3 de la mañana en viernes 13.

Toma nota y checa si te identificas:

1. Miedo al compromiso

La idea de ceder un poco (o mucha) de nuestra libertad, confort y hasta espacio es suficiente para producir temor.

2. La boda

La presión por tener una boda ensueño es demasiado para muchas parejas. Además del enorme gasto que representa, los preparativos requieren mucho tiempo y energía que a veces no tenemos. Sin mencionar los dramas familiares y hasta pleitos con las amistades. Así que muchos dicen “paso”.

3. El divorcio

Hablar de casarse implica contemplar la posibilidad del divorcio. Las estadísticas de dicen que cada vez hay más matrimonios que acaban en separación legal. En realidad lo que asusta es sentirte derrotada, pero si no lo intentas ya fracasaste desde antes.

4. Ser responsable de ti misma

Si nunca has vivido sola, el matrimonio es un paso enorme, pues implica dejar la protección de tus padres para (ahora sí) convertirte en adulto: pagar renta o comprar casa, llenar la despensa, hacer de comer, pagar las cuentas en tiempo y forma, hacer contratos (luz, cable, etc.), ser un equipo con tu pareja para llevar la casa y mil cosas más.

 

5. Salir de tu zona de confort

Una vez que construyes una vida a tu gusto, en la que dispones a tu antojo de tus cosas, tu tiempo, tu dinero y demás, es muy difícil renunciar a ello. Te hace sentir frágil, porque conlleva muchos cambios a los que quizá no puedas adaptarte.

6. La rutina

Dormir y despertar cada día con la misma persona, desayunar, ir al trabajo, hacer los quehaceres del hogar, pasar los fines de semana juntos haciendo las mismas cosas… ¡suena terrible! Muchos creen que al casarse se convertirán en una “típica pareja aburrida”, pero no es una ley, depende de ustedes.

7. Conocer el lado oscuro de tu pareja

Se dice que las personas “sacan el cobre” después del matrimonio y son muy diferentes de cuando eran novios. La realidad es que al casarse sí conoces más de tu pareja y él de ti, porque acaba definitivamente la idealización que tenían para pasar a una relación totalmente honesta y realista. Eso los puede llevar al amor verdadero o al quiebre.

8. La infidelidad

Los engaños se pueden dar antes o después de firmar el papelito, ¿por qué tener miedo? Muy fácil: porque si solo son novios simplemente se separan y ya, pero si ya están casados tienen que pasar por un engorroso divorcio con todo lo que implica, o luchar por su relación, que quizá es aún más difícil.

 

9. Sacrificar tu vida profesional

Para las mujeres, el matrimonio suele verse como el final de sus aspiraciones laborales. Pero no tiene que ser así y cada vez encontramos más ejemplos de mujeres que tienen éxito en sus carreras mientras forman una familia hermosa.

10. Olvidarte de tus sueños viajeros

Quizá llevas toda la vida soñando con recorrer el mundo de mochilazo, ir a donde te lleve el viento y tener un romance épico en cada ciudad. Sabes que viajar sola o con amigas no es lo mismo que viajar en pareja. A veces puede ser más divertido, pero ciertamente también es limitante.

11. Tener hijos

Se cree que la gente solo se casa con la finalidad de formar una familia, pero eso de ser padres es algo que se habla mucho antes de pensar en casarse. Si tu pareja y tú piensan lo mismo sobre tener hijos, entonces ¿cuál es el temor? Pueden ser “solo ustedes dos”, como Carrie y Big en ‘Sex and the City’. Pero si uno sí quiere y el otro no, eso sí es un problema suficiente para no llegar al altar.

Mira también: Lecciones de amor que nos deja el divorcio de Miley Cyrus y Liam Hemsworth

El miedo al matrimonio es perfectamente normal, hasta las parejas más enamoradas y perfectas lo sienten. Sin embargo, tienes que identificar si tus miedos son suficiente razón para escapar de una relación que tiene el potencial de hacerte feliz para toda la vida.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas