vivanlascurvas.yoamomiscurvas.amy-schumer-no-se-disculpa-por-su-peso-ni-deberia

Veintitantos

Amy Schumer no se disculpa por su peso ¡ni debería!

¡Conócela!

Autor: 
Mairem Del Río
Mike Coppola / Getty Images
15 Mar 2017
Categorías: 
Vivan las curvas
Yo amo mis curvas

No hay duda de que Amy Schumer ha llegado como un tornado al mundo de la comedia. Su brutal honestidad, sus bromas autocríticas y su vocabulario de camionero, son puntos que le ha hecho ganar la admiración de millones de mujeres y muchos hombres. Ella expone los temas que más le preocupan a las chicas de una forma valiente y simpática para evidenciar los dobles estándares de la sociedad.

 

Hace unos días, la comediante estrenó en Netflix el especial de stand-up Amy Schumer: The Leather Special, en donde los problemas con el peso fueron tema clave, ya que es un área en la que siempre ha tenido conflictos y es muy abierta al respecto.

 

#theleatherspecial goes live on @netflix at midnight. Watch it after the Bach!!!

A post shared by @amyschumer on

En 2015 fue galardonada como Mujer del Año por una importante publicación británica, y durante su discurso de aceptación comentó: “Probablemente peso unas 160 libras (72.5 kilos) en este momento y puedo conseguir un pene cuando quiera. Esa es la verdad. No es un problema”.

 

“Publiqué en Twitter una foto de mí misma usando sólo ropa interior… nada más que ropa interior”, dice en el especial, refiriéndose a la ahora famosa foto que le tomó Annie Liebovitz en 2015. “Estoy sosteniendo un café, estoy topless sólo en pantis, y se vuelve viral. Estaba en todas partes. En cada noticiero. En cada website. Ahí es cuando aprendí la palabra que no quieres que la gente use cuando una foto de ti desnuda se vuelve viral: valiente”.

 

“Soy lo que Hollywood llama ‘muy gorda’. Ya me conocen. Me siento muy bien en mi propia piel. Me siento fuerte. Me siento sana. En serio. Me siento sexy”, asegura en el programa de stand-up. “Cuando estaba haciendo mi primera película Trainwreck, antes de que hiciera cualquier cosa alguien me explicó ‘Sólo para que sepas, si pesas más de 140 libras (63.5 kilos), eso lastimará los ojos de la gente’. Y lo creí, pensé ‘ok, soy nueva en la ciudad’. Así que perdí peso”.

 

Luego de adelgazar, Amy se dio cuenta de que de que era más feliz antes: “Gracias a Dios lucía muy estúpida como flaca. Mi tonta cabeza se quedó del mismo tamaño, pero mi cuerpo se encogió y me veía como una figura flotante de Tonya Harding en el desfile de Acción de Gracias… A nadie le gusta eso. No es lindo en mí”, afirmó.

 

Una de las frases más poderosas de Amy Schumer acerca de la imagen corporal no es una broma, sino un recordatorio para las mujeres de que somos las únicas responsables de construir nuestra realidad: “Soy una mujer con ideas y preguntas y cosas qué decir. Yo digo si soy bella. Yo digo si soy fuerte. Tu no determinas mi historia, yo lo haré”.

Mientras todos amamos que Amy bromee acerca de que la consideren gorda, la realidad es que hay millones de personas con desórdenes alimenticios. En Estados Unidos muere una persona cada 62 minutos como resultado directo de un trastorno alimenticio. Las mujeres se están matando, literalmente, para alcanzar los estándares estéticos que les impone la sociedad, y voces como la de Amy Schumer nos recuerdan que esta obsesión debe parar.

 

Horóscopos

Botón de suscribirte