curvas-sin-frenos-ser-mujer-en-un-mundo-de-hombres

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Curvas sin frenos: Ser mujer en un mundo de hombres

A ti, ¿cómo te educó tu papá?

01/05/2015 | Autor: Aydeé Treinta / TW @ChicaPlusMexico / FB Chica Plus México
Comparte en:

“¡Felicidades es una niña!” Le dijeron a ese joven de 23 años que ansioso esperaba saber el sexo del bebito que su mujer acababa de dar a luz, el misterio estaba revelado le emocionaba profundamente pensar en las horas que pasarían juntos, educándola, cuidándola y enseñándole de las cosas importantes de la vida: Oír rock, jugar Domino y futbol.

En su entusiasmo por ser padre jamás se le ocurrió que esas actividades no eran, según la gente, 'cosas de niñas' y así educó a su hijita; lo mismo le compraba un juego de té que una pistolita de dardos, lo mismo unos carritos que un oso de peluche, lo mismo jugaban canicas que pasaban horas oyendo música y bailando. Así creció esa niña y fue la gente quien le dijo a esa pequeña que las niñas 'bonitas' no decía groserías, no se sentaban con las piernas abiertas aunque usaran shorts o pantalón y mucho menos que se veían bien jugando con otros niños. Ella llegaba a su casa desconcertada, no sabía porque la gente hacía tanto escándalo con eso de que las niñas no debían ser tan 'rudas' y sus padres le decían que no toda la gente pensaba igual y había muchas personas que aún creían que unas cosas eran 'de niñas' y otras 'de niños'.  Le decían que no se preocupara, que ella podía jugar a lo que quisiera y con quien quisiera, siempre y cuando estuviera contenta y no peligrara física o emocionalmente. La niña entendía que estaba bien y se iba muy contenta a colorear, recortar y dibujar luchadores, soñando que era una famosa bailarina-futbolista-escritora.

¿Cómo sé que esa niña soñaba esas cosas ? Porque esa niña era yo, y creo que eso aunado a aprender a querer mi cuerpo, y a no permitir que las personas me ofendieran por mi sobrepeso, es de las cosas más valiosas que me pudieron haber enseñado en la niñez. Así crecí, y para mí era absolutamente normal ver a mi madre y a mi padre cocinando, lavando ropa, pintando la casa o tirando la pared que ya no les gustaba con un mazo. Que yo recuerde nunca en la vida mi madre me dijo: “Esperemos a que llegue tu papá”, para resolver algún problema, ni tampoco recuerdo a mi papá diciéndome “yo no sé de esas cosas, ve con tu mamá”. Para mí era igual, los 2 eran lo mismo.

Cuando empecé a querer destacar en actividades escolares, para mí era normal que a niñas y a niños se nos dieran las mismas oportunidades de participar en concursos de oratoria o de escritura, de hecho en la escuela no hubo mayores problemas fuera de los que mencioné anteriormente, ha sido en el mundo laboral donde me he topado con una tremenda agresividad de muchos hombres hacia las mujeres. Si tú quieres cerrar un trato, piden hablar con tu 'jefe' o tu 'superior; si hay algún desacuerdo y los ánimos se caldean, te acusan de 'histérica' de estar en 'tus días' te mandan a tomarte un té;  te acusan de 'conflictiva' sólo porque no tienes miedo de alzar la voz o mostrar tu descontento…

Lamento mucho informar a esos hombres, e incluso mujeres, que hoy en día prefieren hacer negocios con hombres, que las mujeres somos igual de capaces que cualquier varón y que muchas compañías que antes solo apostaban por 'el toque femenino' ahora ya de plano se quedan con todo lo que como mujer puedes aportar, y los hombres que temen que una mujer les baje el puesto o los haga lucir menos capaces, recurren a cosas bajas como acusarte de estar 'en tus días' por protestar si algo está mal. Y la respuesta a ¿cómo ser mujer en un mundo de hombres? Es muy simple:

1. Sé tu misma
2. Sé como quieras ser sin pensar en los demás, no te etiquetes.
3. No seas promotora del machismo diciendo que 'tú no puedes' hacer algo como abrir un frasco o cambiar una llanta o cerrar un negocio, y si de verdad no puedes, pide ayuda con dignidad sin ponerse en el papel de chica 'débil' y si no te enseñaron desde niña que eres fuerte en todos los aspectos, siempre es tiempo de aprender y hacerte a la idea de que tu puedes lograr cualquier cosa que te propongas con tu trabajo y esfuerzo.
4. Femenina o ruda, eres antes que otra cosa MUJER.

¡Muchas felicidades!

 TW @ChicaPlusMexico / FB Chica Plus México

Comparte en:

Notas relacionadas