por-que-se-nos-pega-el-acento-del-lugar-que-visitamos

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

¿Por qué se nos pega el acento del lugar que visitamos?

Meghan no es la única 

¿Por qué se nos pega el acento del lugar que visitamos?
Shutterstock
06/07/2018 | Autor: @LucyEditora
Comparte en:

Esta semana salió a la luz un video donde escuchamos a Meghan Markle, nacida en California, ¡hablando como británica!

Si le preguntas a tus tíos, te dirán que está haciendo un "Hugo Sánchez" pues cuando el futbolista llegó al Real Madrid, ¡a las dos semanas ya hablaba como español! 

O para los más chavos también se conoce como un "Paulina Rubio" quien también adoptó el acento ibérico tan pronto pisó España. 

¿Es payasada o es realmente algo posible? 

Pues resulta que variar tu acento es parte del comportamiento social humano normal, y parece tener algunas razones psicológicas bastante sorprendentes detrás de él.

Es más común de lo que crees

Contrariamente a la creencia popular, adoptar un acento ajeno es en realidad más común de lo que crees. Una idea errónea al respecto es que proviene de una especie de identidad personal mal fundada; si eres una persona que busca complacer a los demás o intentas mezclarte. La razón más problable de esta conducta que en realidad, deseas encajar con la multitud tanto como sea posible, y eso se extiende a los acentos. Sin embargo, es una parte muy fuerte de la interacción humana, pero puede aparecer solo si pasas un período prolongado con personas con acentos radicalmente diferentes.

Los músicos son más vulnerables a este fenómeno

Otra teoría, aún no del todo entendida, es que la "musicalidad" innata de un cerebro puede afectar la facilidad con la que pueden deslizarse en los ritmos de otro dialecto o acento. Los acentos son tremendamente musicales; las tensiones, las pausas y los destellos de las palabras son la forma real en que un hablante de idiomas se distingue de otro. Se sabe que los músicos tienden a ser mejores estudiantes de idiomas debido al efecto que la práctica musical tiene en la plasticidad del cerebro; esto puede tener un mayor impacto en la facilidad con la que el cerebro puede adoptar acentos, deliberadamente o no. Si eres músico, las posibilidades de que subconscientemente imites acentos en las fiestas son mayores.

Es parte del efecto camaleón 

 
Un aspecto importante a tomar en cuenta es que al adoptar un acento no es por burla o grosería. De hecho es parte de un espectro mucho más amplio de la interacción social.  donde inconscientemente imitamos a la gente a nuestro alrededor para estar más “a tono” con ellos. a esto se le nombre el efecto camaleónico. 
 
Este fenómeno es muy popular en la psicología. Se ha discutido desde los años 90 cuando los psicólogos Tanya Chartrand y John Bargh descubrieron lo que llamaron "reflejo involuntario" en las interacciones entre estudiantes universitarios. Básicamente, al imitar los gestos de otra persona, la posición del cuerpo, la inclinación de la cabeza, la modulación de la voz y, sí, el acento, intentas parecerte más a ellos y, con suerte, parecer más simpático. De ahí que aparezca mucho en los estudiantes universitarios que intentan construir su propio círculo social.
 
Evidentemente, nuestros cerebros instintivos se sienten más seguros con personas que hablan, miran y actúan como nosotros, y las neuronas espejo están ahí para que todo fluya. 
 

Te ayuda a ser mejor comprendido

 
El efecto camaleón tiene muchas ventajas. El patrón del discurso y la modulación son factores muy importantes para hacernos entender, y varios estudios en acentos han demostrado que imitar un acento subconscientemente es en realidad una forma de transmitir el significado del discurso sin problemas, que es una parte crucial de cualquier interacción social.
 
Un informe de la Asociación de Ciencias Psicológicas sobre este fenómeno hizo referencia a un estudio holandés en el que los voluntarios escuchaban a la gente hablar con un acento desconocido y luego escribían lo que decían, lo escuchaban nuevamente o lo decían ellos mismos mientras imitaban el acento. ¿Los resultados? Las personas que habían hecho imitaciones, sin importar cuán terribles fueran, captaron el significado del discurso de la otra persona mucho más rápidamente. Boom: conversación exitosa.
 

Tiene un propósito de empatía

 
El efecto camaleón no solo nos hace más fáciles de entender, sino que también parece hacer que nos unamos más. Un estudio de 2010 de la Universidad de California descubrió que imitar un acento subconscientemente a menudo proviene del deseo de sentir empatía con una persona o de sentir una fuerte conexión con ella. Es más probable que imites un acento, en otras palabras, si realmente quieres sentirte cerca de la persona que lo tiene y compartir sus sentimientos. Por lo tanto, es probable que las parejas adopten los acentos de los demás con más rapidez que los compañeros de trabajo o conocidos que pasan. 
O sea, Meghan en realidad tiene el acento de Harry. 
 
Comparte en:

Notas relacionadas