VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
Cómo hablar de política con tu familia sin morir en el intento

Cómo hablar de política con tu familia sin morir en el intento

Las reuniones familiares son un terreno peligroso esta temporada

01/12/2018 | Autor: @20s
Comparte en:

La cuarta transformación llega justo en la temporada más concurrida de reuniones y encuentros familiares. Y si entre amigos no solemos pensar lo mismo en términos de política, entre familia, ¡menos! 

Y ahora se complica un poco más pues las opiniones tienen a encontrarse un poco más polarizadas y el cambio que para muchos es bueno, para otros puede ser una tragedia llevándonos al punto sin retorno de gritos e indignaciones. 

Y nadie queremos eso. Pues las fiestas navideñas deberían ser un punto de encuentro para sentir el apapacho familiar y renovar energías para afrontar los retos del próximo año. 

Por eso, de dejamos estos consejos que vale la pena considerar antes de ponerte a defender tu posición como si fuera un apasionado debate del TecMun. 

1. Comprender lo que subyace a esas inclinaciones políticas

Las opiniones políticas son realmente una representación de las expectativas que cada uno tiene acerca del cambio. Algunas son conservadoras y otras son más liberales, es decir que unos quisieran que se cambiara lo menos posible y otros quieren una transformación radical. Por eso, para lograr una discusión productiva con la familia sin perder la calma, desde un principio necesitas establecer cómo se hablarán entre sí, es decir, cómo será la conversación, independientemente de su contenido.

2. No 'piques' a la gente
Si ya sabes que ese pariente no piensa como tú, no inicies discusiones a propósito que ya sabes a dónde te llevarán. Sobre todo si no estás realmente dispuesta a escuchar y considerar sus respuestas. Escoge tus batallas. 

3. No tienes que estar de acuerdo
Vale la pena recordar que solo porque alguien que te importa no esté de acuerdo contigo no significa que te rechacen como persona. Si así es como se siente cuando alguien en tu familia no está de acuerdo con tu visión política, mejor analiza qué te está haciendo sentir a ti de esa forma. Recuerda que alguien puede amarte y preocuparse por ti y aún estar completamente en desacuerdo contigo en cierto tema. Sí, claro que la política importa, pero la gente ve el mundo de manera diferente. Eso no significa que no puedan amarte y aceptarte como eres. Si quieres ser amada y aceptada como eres, es importante dar ese regalo a los demás primero.

4. Busca la empatía

Por lo general, sentir empatía por una persona que te está lastimando, resuelve una tonelada de conflictos internos a través del simple cambio de poder que viene con él.

Es decir, el objetivo de una discusión política podría ser entender sin estar de acuerdo entre sí. Tú eres una persona diferente a la de tus familiares, por lo que es inevitable que la gente tenga ideas diferentes de lo que es 'correcto' o 'mejor' en política y para nuestro país. La realidad es que no hay ningún correcto e incorrento. Hay perspectivas subjetivas y para evitar lanzar una pierna de pavo a de un lado a otro de la mesa, es necesario comprender por qué los miembros de su familia creen lo que creen. ¡Y no es necesario que estén de acuerdo! Respetar las opiniones de otros que son diferentes a las suyas, no es fácil pero es necesario para la paz, especialmente durante la temporada de fiestas.

5. Deja que la gente piense
Si decides que el tiempo y la inversión emocional de intentar persuadir a alguien valen la pena, entonces recuerda que la paciencia es clave. Si quieres hacer cambiar la opinión de alguien sobre algo que tú crees fervientemente, sé paciente y capaz de escuchar por qué no lo ven como tú. Luego, con calma y con respeto, explica por qué lo ves diferente. A continuación, déjalos pensar. Si tienen un punto de vista opuesto, quizá con una conversación es imposible cambiar su perspectiva pero quizás puedas plantar una semilla.

6. Habla en primera persona para fomentar un ambiente seguro
Si asumes la responsabilidad de tus propias creencias, puedes bajarle a las  ganas de criticar o atacar de los demás. Es crucial que tu familia se centre en fomentar un entorno amoroso y seguro durante la discusión. Esot se puede lograr utilizando reflexiones y declaraciones en primera persona. Reflexionar sobre lo que una persona está diciendo evitar malentendidos o malas interpretaciones de sus mensajes. Hablar en primera persona es un método de comunicación que se enfoca en la expresión del yo en lugar de definir al otro. Esto ayuda a evitar cualquier juicio innecesario sobre el otro. Tan solo prueba: "Yo creo que López Obrador es..." suena diferente a sí vociferas como si fuera una verdad absoluta "¡López obrador es...!"

7. Amiga date cuenta, cuando dejarlo ir 

Finalmente deber saber cuando retirarte de una discusión de la que solo estás recibiendo ataques. Suele pasar que las discusiones políticas se transformar en herramientas de ataque por otros temas que hay subyacentes. Así que se vale retirarte de un círculo destructivo. Date chance de tomarte un break. Si eres la única que difiere en el grupo y están todos hablando de un tema del que te sientes totalmente en contra, mejor vete a lavar trastes o a manejar la playlist. No tienes por qué sentarte a escuchar y sentir como te hierve la sangre por dentro. Ni tampoco te vayas en modo telenovela del dos para dejar clara tu postura y tu ofensa. Pacíficamente retírate y entretente con algo más. 

 

Notas relacionadas