Tips para cuidar tu dinero cuando consigues tu primer trabajo

Tips para cuidar tu dinero cuando consigues tu primer trabajo

07/08/2018 | Autor: Mairem Del Río

¡Aprende a administrarlo!

Después de años de años dependiendo de tus padres para sobrevivir, por fin consigues tu primer empleo y ganas tu propio dinero. Es de lo más normal que al recibir tu primer sueldo quieras gastarlo en todo lo que se te antoja. Sin embargo, debes controlarte y aprender a administrarlo, por eso aquí te damos algunos tips para cuidar tus ingresos.

 

La forma en que te administres cuando empiezas generar ingresos es crucial, ya que sentará las bases de tus finanzas para los próximos años. Aunque suene muy fatalista, si desde el principio no te formas hábitos como la prudencia y el ahorro, acabarás en quiebra y endeudada antes de darte cuenta.

La salud financiera está en encontrar el equilibrio entre darte tus gustos y ser responsable, así podrás disfrutar tu presente mientras avanzas hacia tus metas a mediano y largo plazo. 

Toma nota de lo que debes hacer para que esos primeros sueldos rindan frutos: 

1. Primero las necesidades

Tienes que aprender a distinguir lo que necesitas de lo que quieres. Arma un presupuesto mensual tomando en cuenta lo que gastas en transporte, comida, renta, servicios y otras cosas fijas. Ese dinero es intocable y jamás debes gastarlo en otra cosa. Normalmente esto se lleva del 50 al 60% de tu sueldo.

2. Deja un presupuesto para tus gustos

Luego de identificar cuánto debes destinar a tus necesidades, te quedará un buen porcentaje de tu salario para gastarlo a tus anchas en paseos, fiestas, salidas, viajes, shopping y más. Esta cantidad no debe exceder el 30% de tu ingreso total.

3. Establece metas claras

Lo que más te ayudará para tener unas finanzas sanas es saber qué quieres a corto, mediano y largo plazo: independizarte, comprar un auto, viajar por el mundo, etc. Visualizar esa meta te ayudará a ahorrar y a manejar tu dinero. Cada vez que estés a punto de hacer una compra impulsiva o innecesaria, piensa que cada gasto es dinero que no estás destinando a tu meta. 

4. Ahorra cada peso que te quede

En un mundo ideal, deberíamos destinar entre el 10 y el 20% de nuestro sueldo para ahorros. Sin embargo, esta cantidad varía mucho, dependiendo de tus gastos fijos o si de pronto se te fue la mano y gastaste de más en una tarde de compras. Lo importante es que cada quincena, pase lo que pase, guardes lo más que puedas en una cuenta de ahorro independiente de tu tarjeta de nómina. En cuanto puedas, transfiere una parte de ese ahorro a un fondo de inversión a tu fondo para el retiro, así se seguirá multiplicando. 

 

5. Huye de las deudas

En cuanto empiezas a ganar dinero te llueven ofertas para sacar tu primera tarjeta de crédito, pero la forma en la uses sentará las bases de tu historial crediticio. Es fácil: si gastas solo lo que puedes pagar y vas al corriente con tus pagos tendrás buen historial y acceso a créditos más grandes; y si no, los intereses te comerán, tu deuda crecerá y puedes terminar en el buró de crédito. No hay nada más triste que llegar a los treinta y seguir pagando el guardarropa que te compraste a los veinte (que ya ni te queda y pasó de moda), porque se te hizo fácil dar tarjetazo.

Mira también: 3 hábitos que debemos evitar para tener unas excelentes finanzas

Recuerda que aunque “el dinero va y viene”, lo mejor es que éste te sirva para tener un buen presente y que una parte de lo que ganas se quede contigo. Así tendrás unas finanzas sanas desde el principio.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.