cosas-molestas-que-hacia-tu-madre-y-que-tu-tambien-haras

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cosas molestas que hacía tu madre y que tú también harás

Cuando tienes hijos todos los clichés cobran sentido y los repites aún sin querer

Cosas molestas que hacía tu madre y que tú también harás
Shutterstock
10/01/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Cuando eres una inocente chica sin hijos crees que serás diferente a tu madre cuando los tengas. Sin embargo, hay cosas molestas que tu mamá hacía y que, sin querer, terminas repitiendo con tus propios peques.

No importa cuánto te esfuerces en ser diferente a tu madre, en cuanto tienes hijos descubres que te has convertido en ella. Te sorprendes repitiendo sus frases, te enojas por las mismas cosas y te vuelves esa mamá típica que querías evitar.

 

Checa de lo que hablamos:

1. Pedir a tus hijos que te expliquen la tecnología

Los gatgets que conocemos y dominamos serán obsoletos en unos años, pero nuestros hijos estarán a la última en tecnología. Llegará el momento en que ellos te van a enseñar a usar nuevos aparatos y aplicaciones, así que cada vez que le expliques a tu mamá cómo usar el WhatsApp, piensa que pronto tú serás esa mujer confundida ante una pantalla.

2. Contar historias vergonzosas de tus hijos

Mientras que nuestras madres le contaban nuestras anécdotas de la infancia a sus amigas (y a nuestros amigos), nosotras lo hacemos en Instagram, Facebook, Twitter y cualquier red social que se nos atraviese. Ahora en vez de decir “no le cuentes esto a nadie”, nuestros hijos dirán “por favor, no publiques esto en tu muro”.

3. Hacerlos comer alimentos que no les gustan

Cuando creces te vuelves más consiente de la sana alimentación y además tu paladar se acostumbra a ciertos sabores. Por ejemplo, el gusto por el sabor amargo, como el del vino o las aceitunas, se desarrolla pasada la adolescencia. Mientras tanto, tendrás que presionarlos para que coman verduras, carne y frutas, tal como lo hacía tu madre.

4. Convertirte en Hulk para que ordenen su cuarto

Cuando eres adolecente juras que el desorden en tu habitación no es para tanto, y que dejarás a tus hijos tener su cuarto como quieran. Pero al crecer te haces consciente de cosas como la falta de higiene y todos los insectos que puede atraer, y cambias de opinión. Además, es una pesadilla tratar de caminar por un cuarto desordenado con miedo a pisar algún juguete o tropezarte. Así, cuando toca día de limpieza acabas gritando como histérica.

 

5. Aplicar la despedida incómoda

Típico que tu mamá te lleva a la escuela, una fiesta o la casa de un amigo, y se despide de la forma más embarazosa posible. Tu mamá se deshace en frases cariñosas, besos, abrazos y bendiciones, mientras tú solo quieres alejarte. ¿Sabes por qué vas a hacer esto? Porque las mamas amamos a nuestros hijos más que a nada en el mundo, y cada vez que los dejamos solos nos invade un inexplicable pánico de que algo malo les pase, y porque queremos que estén siempre seguros de nuestro amor. 

6. Sonreír en público y regañarte en privado

Cuando tu mamá te soltaba esa legendaria mirada acompañada de una tensa sonrisita, sabías que estabas en problemas. Muchas veces las mamás nos frenamos para regañar a los hijos en público, pues temes quedar como una loca intolerante y maltratadora. Así que mejor sonríes y le dices suavecito al oído “en la casa hablamos”. 

7. Decir “algún día lo entenderás”

Cuando tu madre te regañaba o no te daba permiso para ciertas cosas, solo decía que “entenderás cuando tengas hijos”. Es súper frustrante en ese momento, pero en cuanto te conviertes en la mamá todo cobra sentido. Sabes que tienes que mantener a salvo a una personita y educarla, ese es tu trabajo. No importa cuántas veces le tengas que llamar la atención o que se enoje porque no puede ir a una fiesta con desconocidos en un hoyo de mala muerte, tu labor es dejarle al mundo a un buen ser humano.

Mira también: Cómo tratar con los miembros tóxicos de tu familia

Si te identificaste, es hora de llamar a tu mama y decirle “ya entendí”.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

 

Comparte en:

Notas relacionadas