¿Qué hacer para aliviar y prevenir los calambres?

¿Qué hacer para aliviar y prevenir los calambres?

30/08/2018 | Autor: Mairem Del Río

Aprende a evitar y manejar ese molesto espasmo

Cuando hacemos ejercicio, o a veces de la nada, podemos sentir una intensa y molesta punzada conocida como calambre. Aunque el dolor puede ser paralizante, hay formas de aliviar la molestia en el momento y de prevenirlos. 

Los calambres son espasmos musculares involuntarios o contracciones que generan mucho dolor, aparecen de improviso y en ocasiones acaban por inmovilizarnos. 

 

Aunque se desconoce con exactitud qué los provoca, los calambres pueden ser causados por el envejecimiento, el ejercicio extenuante, los medicamentos para el colesterol (estatinas) o la presión arterial alta, la deshidratación y las enfermedades hepáticas, según informa The Independent. También suelen aparecer cuando nos mantenemos en una misma posición durante mucho tiempo y con tensión. 

Los calambres no solo afectan a los deportistas, ya que la inmovilidad y el sedentarismo también son un factor muy importante. También son muy frecuentes cuando estamos en reposo, por ejemplo mientras dormimos. Nuestros músculos dejan de trabajar como deberían, se ralentizan e incluso pueden atrofiarse a una edad temprana. 

Los calambres se presentan con mayor frecuencia en las piernas y los pies, pero pueden afectar cualquier parte del cuerpo: brazos, cuello y hasta la garganta.

Tomar analgésicos no sirve de mucho en el momento, ya que tardan demasiado tiempo en hacer efecto, pero sí pueden ayudar a calmar la sensibilidad muscular posterior.

Una vez que llega la punzada, lo mejor es estirar el músculo que se tensó, por eso vemos que en los partidos de fútbol a los jugadores que sufren un calambre les mueven y masajean las piernas. Por eso los ejercicios de estiramiento regulares pueden ser de gran ayuda para prevenirlos. 

 

Mira también: ¿Vas a correr tu primer maratón? Esto es lo que debes saber sobre los geles de hidratación

¿Cómo prevenir los calambres?

Al llegar a la madurez, es de vital importancia mejorar un poco más nuestros hábitos, ya que los calambres pueden aparecer con más frecuencia. Otras medidas de prevención son:

- Mantener un nivel adecuado de electrolitos y potasio, tomando muchos líquidos y zumos de frutas cítricas como naranja y kiwi, cargadas de vitamina C, así como plátano, con alto contenido de potasio. 

- Calentar bien los músculos antes de hacer ejercicio, no realizar cambios bruscos de intensidad en tu rutina, y optar por subir gradualmente el nivel de esfuerzo para preparar el músculo y evitar la fatiga extrema.

- Para evitar calambres nocturnos, lo mejor es darte un baño de agua caliente y luego te des masaje en las piernas con aceite de eucalipto, romero o manzana, que son perfectos para favorecer la circulación, tonificar y aliviar el dolor de las piernas cansadas.

 

¡Cuídate! 

 

Con información de El Confidencial.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play