pequenos-grandes-gastos-que-salen-caros

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Pequeños grandes gastos que salen caros

Ojo, pues lo más dañino para el ahorro son los detalles del día a día

iStock
06/05/2015 | Autor: Christin Parcerisa
Comparte en:
¿Gastas mucho dinero en cosas que podrías ahorrarte? Muchas veces utilizamos mucho nuestro dinero en cosas que en realidad podríamos no hacerlo, pero como sin pequeñas y cotidianas ni siquiera nos damos cuenta. 
 
Evitar estas situaciones no solo te ayudaría a mejorar tu percepción de tu economía, sino que te dejaría un poco extra para ahorrar
 
Clubes o gimnasios. Muchas veces te inscribes a gimnasios que al principio te los venden como joyas en donde podrás hacer millones de actividades, pero nunca vas. Este es un gasto que debes de re pensar. Si en verdad vas a utilizar todo lo que un club te ofrece, perfecto sigue pagando tu mensualidad pero si lo que necesitas es tal vez algo más sencillo podrías considerar cambiarte a un gimnasio más austero y barato o hasta comprar un aparato más económico para tu casa.
 
Usas mucho la tarjeta de crédito. Aunque la tarjeta es de gran ayuda cuando estás corta de efectivo, no debes de abusar de ésta, ya que si no la usas adecuadamente los intereses te pueden consumir y acabas pagando demasiado dinero al mes. Si las vas a utilizar procura que sean cantidades que en cuanto te llegue un dinero puedas liquidar completamente o si es algo muy caro que entre a un plan de meses sin intereses y te alcance bien para pagar la mensualidad.
 
El café de todos los días. Tomar café en la calle es muy rico, pero debe de ser un gustito esporádico, pues diario es un gasto considerable, especialmente si quieres ahorrar. Piensa en todo el dinero que te puedes ahorrar si en vez de salir a comprar, te lo preparas tú misma, ya sea con un café soluble en la oficina o hacerlo en la cafetera de tu casa antes de salir por la mañana.
 
Compras de impulso. Antes de hacer una compra que crees que es “urgente”, así como ropa o algún lujito, date 20 días. Si al final de este tiempo sientes que sigue siendo de vital importancia tener este objeto, adquiérelo. Te sorprenderás de todas las compras que se hacen por el enamoramiento del momento y la verdad son innecesarias.
 
Repara tu ropa. Muchas veces tiramos ropa que aún se puede usar si se arregla. Antes de correr a comparar, por más tentador que sea, trata primero de componer la que tienes, hazle algunos ajustes y puede que te quede como nueva. Aunque sea inténtalo.
 
Analiza tus compras, seguro hay muchos gastos que puedes reducir y, en cambio, podrías utilizar para empezar a ahorrar de poco en poco. Un tip: si apartas 10 pesos diarios, en poco tiempo verás como se va acumulando y se vuelve un gran ahorro.
Comparte en:

Notas relacionadas