VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo salir de tu zona de confort

¡Deja de tenerle miedo a la aventura!

29/04/2014 | Autor:
Comparte en:

La curiosidad, los retos y las aventuras con todo y la incomodidad inicial que los acompaña, enriquecen nuestras vidas y nos impulsan a vivir nuevas experiencias.

Por Beatriz Castillo

En nuestra constante búsqueda de la felicidad y todo lo bueno de la vida, solemos eliminar todo lo negativo automáticamente: emociones, pensamientos y experiencias. Lo hacemos porque necesitamos confort y obviamente nadie quiere tener experiencias malas, ¿o sí?

El problema es que la única forma de conocer algo nuevo es lanzándose a lo desconocido y probando algo totalmente nuevo. Obvio suele venir acompañado de un poco de incomodidad inicial, pero si eres persistente, ese sentimiento se desvanecerá con un poco de tiempo.

Qué hacer
Pasa tiempo con algien diferente. ¿Cuándo fue la última vez que pasaste tiempo con alguien con una opinión contraria a la tuya? Escucha, aprende y ten una discusión sana y enriquecedora. ¡No se vale pelear!

Viaja sola. No hay nada más aterrador que viajar sola, ¡y justo por eso deberías hacerlo! Tú misma superarás cualquier reto y sobrevivirás sin ayuda de nadie más. ¡Justo lo que necesitas!

Cambia tus gustos. Lee un libro diferente a los que sueles leer, ve una película que jamás hubieras visto, escucha un género de música totalmente opuesto a ti. ¡Atrévete a salir de lo común!

Reta a tu cuerpo. Haz algo que te haga sudar como nunca antes. Lo mejor es que no importa tu condición; seguro encontrarás un reto adecuado que te impulse a salir adelante.

Di lo que piensas. Intenta no ser diplomática por una vez en la vida. Si están hablando de un tema controversial, no tengas miedo a expresar lo que piensas, sin importar lo que vayan a opinar los demás.

Vístete distinto. Usa algo que jamás en la vida te hubieras imaginado. Puede ser un sobrero, una bufanda, un color extrovertido o cualquier otra cosa que te imagines. No tienes idea de lo que nuestra ropa hace por la manera en que nos percibimos a nosotras mismas.

¡No te quedes en lo mismo siempre!