como-ahorrar-para-irte-de-viaje

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo ahorrar para irte de viaje

¿Lo único que te detiene es la falta de dinero? ¡Nunca más!

21/02/2014 | Autor:
Comparte en:

Todas desearíamos viajar más seguido, conocer lugares y personas nuevas, tener experiencias emocionantes y simplemente salir de la rutina. ¡Pero no es tan fácil lograrlo! Entre los gastos diarios, las emergencias, el pago de servicios y más, pareciera que el dinero se escapa de nuestros bolsillos.

Por Beatriz Castillo

Platica con quien quieras y seguramente te dirán que desearían tener más tiempo o dinero para viajar. De hecho, uno de los más grandes arrepentimientos que tiene la gente mayor es no haber viajado lo suficiente cuando tuvieron la oportunidad.

El principal obstáculo que atravesamos cuando queremos salir de viaje o tomarnos un par de días de descanso es el dinero. ¡Viajar es carísimo! Tienes que pensar en transporte, hospedaje, alimentos, emergencias, ¡e incluso un recuerdito para tu suegra!

Pero no debería ser tan complicado. El secreto está en aprender a organizar tus finanzas y darle prioridad a tu nueva vida de viajera. Si te mentalizas a que lo que más quieres es salir de viaje, no te será tan difícil ni te dolerá tanto apartar un poco de dinero cada quincena o cada mes.

De hecho, empezarás a crear nuevos hábitos que te servirán para toda la vida, ya que ahorrar se convertirá en una parte natural de tu día a día. Poco a poco viajarás a lugares más lejanos ¡y costosos!, ya que tus hábitos de ahorro te permitirán hacer con tu vida lo que quieras.

Toma nota
Viajar debe ser tu prioridad. Si estás leyendo este artículo, seguro adoras viajar. Te encanta conocer nuevos lugares y aprender sobre la cultura y las costumbres de ciudades, estados o países lejanos. ¡Entonces tienes que convertir los viajes en una prioridad! No se trata de dejar de enfocarte en tu trabajo; ¡de hecho es todo lo contrario! Si ves tu empleo como un medio para realizar tus sueños de viajera, te será más sencillo ahorrar y no te dolerá tanto apartar una porción de tu sueldo a un fondo específico para viajes.

Ponte metas. Pero no sólo se trata de querer viajar y ya. ¡Tienes que tener metas específicas! No es necesario que decidas en qué hotel te vas a quedar o qué vas a desayunar todos los días una vez que hayas llegado a tu destino, pero sí sería una buena idea al menos decidir el lugar que quieres conocer. Establece de antemano una cifra específica que quieras alcanzar y con la que puedas viajar a gusto y enfócate en ese número. Al tener una idea más clara, te será más fácil alcanzar tu meta y sentirte motivada a seguir esforzándote.

Abre una cuenta de banco. Si vas a tomarte esto en serio, tienes que hacerlo de forma madura y ordenada. En lugar de guardar tu dinero en una alcancía en unos momentos hablaremos de esto, abre una cuenta de banco que sea específica para tu ahorro de viajera. De hecho, puedes automatizar ciertos pagos para que una porción determinada de tu sueldo mensual o quincenal sea instantáneamente transferido a tu nueva cuenta. ¡No necesitarás mover un sólo dedo!

Controla tus gastos. Ahora viene la parte más complicada, ¡gastar menos! Recuerda que viajar es una manera de crear recuerdos que durarán para toda la vida. No es un gasto, sino una inversión. Analiza tus gastos diarios, semanales, quincenales y mensuales para que tengas una idea de lo que deberás hacer para lograr tu meta. ¿Realmente necesitas tener los canales premium de tu servicio de televisión? ¿Gastas demasiado dinero yendo a cafeterías cuando sería más barato comprar un termo y preparar tu café diario en casa? Todo el dinero que solías gastar en cosas que no usabas tanto deberá ser asignado a tu fondo, cuenta o alcancía de viajes. ¡Guarda hasta el último centavo!

Usa una alcancía. Usar una alcancía tal vez te haga recordar cuando guardabas en un cochinito una parte del dinero que tus papás te daban para poder utilizarlo el fin de semana con tus amigas o para poder comprarte algo lindo a final de mes, pero también puedes tenerla a tus #Veintitantos. El secreto se encuentra en hallar un sistema que te funcione. Por ejemplo, puedes guardar todas las monedas de 5 o 10 pesos que lleguen a ti. ¡Pero tienen que ser toditas! Otra opción es guardar 50, 100, 200 pesos o más a la semana en tu alcancía para dejar que el dinero se acumule solo. Guarda todo el cambio que puedas y verás que de poquito en poquito se llena el jarrito.

Gana más. Obviamente recibir un aumento no es nada fácil, pero hay otras maneras de recibir un poco más de dinero mes con mes. Por ejemplo, si eres buenísima para tejer, ¿por qué no vendes bufandas? Si preparas unos cupcakes deliciosos, ¡véndelos entre tus amigas! Otra opción es vender lo que ya no usas. ¿Tienes una televisión que ya no necesitas y no sabes qué hacer con ella? ¡Véndela! Existe una infinidad de sitios de internet en los que puedes vender todo lo que ya no quieras y aunque recibas poco dinero, las ganacias se acumularán con todos los otros esfuerzos que estás realizando. Guarda todas tus ganancias en tu fondo de ahorro para viajes y muy pronto acumularás suficiente dinero para ir a donde quieras. ¡No hay límites!

¿Cuánto ahorras para tus vacaciones?

Comparte en: