VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Amo a mi mascota: Cómo acariciar a tu perro

Aprende los mensajes detrás de cada muestra de cariño que le das

17/07/2014 | Autor:
Comparte en:

Chicas, deben de saber que para los perros, el contacto físico es muy importante y está lleno de mensajes.

Por Mascota Protegida

Es importante que aprendas a conocer a tu perro y sepas qué lugares son sus favoritos para recibir caricias. También debes identificar cuáles caricias lo tranquilizan y cuáles no.

En general, a los perros les gusta que les acaricien la 'panza'; sin embargo, no cualquier perro aceptará esto y menos de un extraño, pues para esto deberá de ponerse boca arriba en el suelo, lo cual es un signo de sumisión y total confianza. Esta caricia es una invitación al juego: los emociona mucho.

Si quieres que tu perro se tranquilice, acaricia su pecho justo debajo del cuello y entre los hombros; esta caricia les da mucha seguridad y tranquilidad.

Si quieres evitar que tu perro se enoje o peleé con otro perro, ¡EVITA DARLE PALMADAS! Es muy común hacer esto tratando de calmar a nuestro mejor amigo en situaciones de tensión, pero esto solo lo altera más y tu perro interpretará este gesto tuyo como una indicación a atacar o sentirá que tú también estás alterado.

Recuerda: gran parte del estado de ánimo de tu perro es un reflejo de cómo te percibe; si te siente estresado, será un perro estresado.

Otra caricia común y que a los perros LES DISGUSTA son las palmadas en la cabeza. Por principio, a los perros no les gusta que se las toquen, pues es una zona vulnerable; si te tienen confianza aceptarán este contacto, pero con suavidad. Las palmadas son molestas y les resultan intrusivas, ¿tendría sentido si le pides a un amigo que te dé palmadas en la cabeza? Pregúntate si te gustaría.

El dorso del cuerpo es uno de sus lugares favoritos. Puedes acariciarlo con las uñas para invitarlo al juego, o con la mano y suavemente si quieres calmarlo.

Tócalo detrás de las orejas para darle un mensaje amistoso. O en el cuello para hacerle sentir que lo proteges, pero observa si se siente cómodo, pues no a todos los perros los hace sentir bien que les toquen el cuello.

Los perros son animales sensibles y receptivos que están pendientes de tu voz, tus gestos y la forma en la que te acercas a ellos.