aprende-negociar-el-sueldo-en-una-entrevista-de-trabajo

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Aprende a negociar el sueldo en una entrevista de trabajo

No sientas pena, a fin de cuentas es tu trabajo.

Aprende a negociar el sueldo en una entrevista de trabajo
Getty Images
01/02/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Una de las preguntas para las que nunca estamos preparados antes de ir a una entrevista laboral es la famosa: “¿Cuál es tu expectativa económica?”.

 

Aunque parezca un truco, esta pregunta tiene más de una respuesta correcta. Un reclutador de personal estará dispuesto a negociar el salario de un candidato cuando tiene la impresión de que éste cubre el perfil que buscan y es capaz de cumplir con los objetivos del puesto, así que lo primero es tener suficientes armas para negociar.

 

El sueldo no es lo único que debes evaluar, también toma en cuenta el horario, la distancia entre tu casa y la oficina, las responsabilidades, el ambiente de trabajo, la posibilidad de crecimiento y otras prestaciones: bonos, comisiones, fondo de ahorro, seguro médico o de vida, vales de despensa o gasolina, etc. En general, prestaciones superiores a las de la ley que se pueden traducir en dinero.

 

Según expertos en recursos humanos, un candidato que se deja llevar sólo por el aspecto económico refleja inmadurez, así que debes ser astuta para tocar el tema.

 

 

 

 

 

Aquí unos tips para conseguir el salario justo:

 

- Un buen negociador sabe escuchar. Ponte en los zapatos de tu entrevistador para saber exactamente qué quiere y podérselo ofrecer.

 

- El tema del dinero debe ser el último tema durante la entrevista, si el tema sale demasiado pronto puedes decir: “Me gustaría saber más sobre los requisitos del trabajo antes de hablar de mis pretensiones salariales”.

 

- Investiga cuánto pagan en otras empresas por puestos similares, o si tienes un contacto en la empresa averigua cuánto ganaba tu antecesor para estar en el mismo canal.

 

- Antes de dar una cifra puedes preguntar: “¿Cuál es el rango salarial que tienen ustedes en mente para este puesto?” o “¿Cuál es su presupuesto para esta posición?”. Así te darás una idea de lo que ofrecen y cuánto puedes pedir.

 

 

 

 

 

- En ocasiones, los reclutadores toman como referencia tu salario anterior para hacer la oferta económica. Si aspiras a un sueldo más jugoso puedes decir: “En mi empleo anterior/actual recibo _____ al mes, pero considero que estaba por debajo de lo justo”.

 

- No digas 'no' a la primera propuesta, mejor enfócate en ofrecer argumentos racionales sobre tu expectativa económica: tu experiencia, capacidades, disponibilidad, etc.

 

- Debes demostrar disposición y entusiasmo por el proyecto, y dejar que ellos sean quienes traten de resolver lo económico: “Estoy muy emocionada por incorporarme a su equipo, sin embargo pienso que el puesto amerita un sueldo más competitivo”.

 

- Si una empresa sabe que el candidato podría llenar e incluso superar sus expectativas, es un buen punto para negociar a mediano plazo: “Entiendo que en este momento no es posible cubrir mis expectativas, ¿qué ajustes tendríamos que hacer para incorporarme en un futuro?”.

 

Cuidado con los bonos

 

 

 

 

 

Cada vez es más común que las empresas ofrezcan un salario base bajo y lo compensen con “bonos de productividad”, que en ocasiones son difíciles de alcanzar.

 

Antes de morder el anzuelo debes saber bien cómo se manejan, así que no temas preguntar cuáles son los criterios para otorgar o no los bonos, cómo se define el monto del bono y con qué frecuencia se otorga.

 

Si te quedas con el puesto, todas las condiciones económicas deben quedar asentadas por escrito en el contrato o en otro documento emitido por la empresa, así tus ingresos mensuales no estarán determinados por las decisiones subjetivas del empleador y en caso de que tengas problemas tienes elementos para pelear lo que te corresponde.

 

Cómo decir “No, gracias” de forma cortes

 

 

 

 

 

Recuerda que no tienes que aceptar un empleo sólo porque te lo ofrecen y tampoco está bien visto decir que sí en ese momento para luego dejarlos plantados.

 

Si la oferta no cubre tus pretensiones, una buena línea que debes aprender es:

 

“Con base en el puesto, las oportunidades profesionales y el salario, considero que esta no es la mejor opción para mí en este momento, pero muchas gracias por la oferta y me encantaría dejar abierta la posibilidad de postularme para un puesto senior en un futuro próximo”.

Comparte en:

Notas relacionadas