quierete.autoestima.coach.21-senales-de-que-tienes-ansiedad-social

Veintitantos

21 señales de que tienes ansiedad social

¡OMG! 

Autor: 
Mairem Del Río
iStock
16 Mar 2017
Categorías: 
Quiérete
Coach

Uno de los padecimientos más difíciles de detector y aceptar es la ansiedad, pues se piensa que mientras no tengas ataques paralizantes, seas capaz de hablar con otras personas, ir a la escuela, tener un trabajo y hacer amigos, no puedes tener ansiedad social.

 

¡Error! La ansiedad social puede presentarse de muchas formas, pero hay señales que te ayudan a comprender que eso que sientes va mucho más allá de la timidez. Si te identificas con algunas de estas señales, el siguiente paso es acudir a un profesional (psicólogo o psiquiatra), para que evalúe tu caso, te diagnostique correctamente y te ayude a superarlo.

 

Aquí algunos signos de que creciste con ansiedad social:

 

1. Cuando comenzaste a asistir a la escuela te fue muy difícil hacer amigos o acercarte a alguien en el recreo.

 

2. A lo largo de tus años como estudiante siempre tuviste problemas para participar en clase, eras la chica que jamás preguntaba nada, sólo llegabas y te sentabas con la esperanza de que el maestro no te hablara jamás.

 3. Te dan miedo las figuras de autoridad y tienes pánico de meterte en problemas. Nunca interrumpes a los profesores o jefes a menos que sea absolutamente indispensable y procuras no meterte en problemas, porque tendrías que habar con ellos.

 

4. Te has quedado paralizada, temblando o incluso has vomitado justo antes de dar una presentación o exponer en clase. Hablar en público es lo peor que puede pasarte en la vida.

 

5. Tus maestros siempre se quejaban de que no participabas nada en clase, y ni hablar de los exámenes orales, simplemente no podías responder. Ahora tus jefes dicen que no tienes ideas ni contribuyes en nada.

 

6. Hay etapas de tu vida en que sólo tenías uno o dos amigos, y a veces ninguno, porque te aterraba ser rechazada, que pensaran que eres aburrida o demasiado callada.

 

7. La gente ha llegado a cuestionarse si eres muda, porque te cuesta mucho trabajo hablar en frente de extraños o personas que acabas de conocer. Quieres hacerlo, pero simplemente no puedes, así que sólo respondes con gestos o monosílabos.

8. Hablar por teléfono implica horas de planeación para saber exactamente qué decir y a veces ni siquiera logras hacer la llamada. “¿Pedir pizza? No, prefiero morir de hambre, gracias”.

 

9. Antes de pedir comida en un restaurante, ensayas una y otra vez tu orden para que el mesero apunte y se vaya rápido. Por supuesto, entras en pánico si te pregunta algo: “¿Su carne va término medio?”, “¿Agua mineral o natural?” ¡No por favor!

 

10. Siempre estás preocupada de que los extraños se te queden viendo y te juzguen.

 

11. Si alguien te cancela un plan asumes que no quieren pasar tiempo contigo.

 

12. Cuando tus amigos hacen algo sin ti, de inmediato piensas que te odian, que están hablando mal de ti o que te esconden algo. Y lo mismo pasa cuando los ves hablando entre ellos, ¿acaso hay algo que no quieren decirte?, ¿ya los aburriste?

13. Cuando escuchas tu nombre en una conversación ajena te convences de que estaban hablando de lo patética que eres.

 

14. Eres súper cuidadosa con lo que dices y las (pocas) opiniones que externas, por temor a ser juzgada. Prefieres mantenerte callada y agradable.

 

15. Planeas todas tus conversaciones con anticipación, tanto las importantes como las más triviales:

 

Yo: Hace frío

Ella: Sí

Yo: =)

 

Aunque nunca salen como lo planeaste y entras en pánico.

 

16. Pasas horas analizando las pláticas que tuviste, todo lo que pudiste haber hecho y todas las cosas interesantes que pudiste haber dicho. Al final terminas hecha bolita, odiándote por no poder expresarte.

 

17. Sientes un miedo constante de que no le agrades a nadie, que la gente no quiera hablarte y sólo se alejen de ti.

18. Te sientes tan nerviosa cuando conoces a alguien nuevo, que te cierras y es casi imposible sacarte una palabra. Luego te convences de que le caíste mal por ser tan callada.

 

19. Si alguien tarda mucho en responderte un mensaje, eso significa que esa persona no quiere hablar contigo nunca más o que algo terrible ocurrió.

 

20. Evitas las fiestas y reuniones, y cuando vas a una te quedas quieta en un rincón, con tu bebida en la mano y sólo sonríes (a veces) cuando alguien te mira. Si ves que alguien se acerca a ti huyes, o con suerte cruzas un par de palabras.

 

21. El sólo hecho de pensar en tener que ir a terapia para superar la ansiedad y hablarle a un extraño sobre ti misma hace que las lágrimas broten como cascadas. Te resulta una burla del destino tener que platicar con un desconocido para superar tu miedo a hablar con desconocidos.

 

Si algo de esto te suena familiar, debes saber que no tienes por qué quedarte así. Puedes conseguir ayuda, mereces estar bien.

 

Horóscopos

Botón de suscribirte