pasionysexo.confiesate.

Revista Veintitantos

  • La mujer del bar
    Pasión y Sexo
    “Comenzó a quitarse el vestido rojo que le marcaba sus exhuberantes curvas".
  • Como en Titanic
    Pasión y Sexo
    “Mis gemidos aumentaban a cada minuto, así que él incrementaba el movimiento de sus dedos dentro de mí". 
  • Relato erótico en la oficina
    Pasión y Sexo

    De la fantasía a la realidad

  •  Encuentro inesperado en la tina
    Pasión y Sexo
    "Él se abalanzó sobre mí, no dijo nada y me besó con desesperación"

Páginas

Confiésate