el-truco-de-el-lugar-al-que-no-quieres-llegar-pero-deberias-en-el-sexo

Revista Veintitantos

El truco de "el lugar al que no quieres llegar pero deberías" en el sexo

Abrirás un portal de sensaciones nuevas

El truco de
Shutterstock
15/05/2018 | Autor: @20s
Pasión y Sexo / Sexperta
Comparte en:

Ese lugar al que no quieres llegar pero deberías en el sexo es el ano. No es tuyo, el suyo.

¿Por?

Penetrar el ano de un hombre estimula su próstata, el punto G masculino. No subestimes el poder de este consejo. Los resultados son titánicos. 

Eso sí, como todo en las relaciones sexuales y de pareja, requiere comunicación y mutuo consentimiento. Hay muchos chicos que encuentran esta práctica estimulante, pero muchos otros que no desean ser estimulados en esa zona. 

Pero hay que descubrirlo.

¿Cómo?
 
Comienza por rodear ligeramente el exterior de su ano con los dedos o la lengua. Pruebe con un vibrador pequeño y delgado. Si tu chico quiere que procedas con la penetración, puedes lubricar el vibrador o usar un dedo cubierto y lubricado. Compra cuñas de látex en la farmacia para cubrir tus dedos, eso evitará rasgaduras internas de la piel y, francamente, harán que toda la maniobra sea más fácil para ti.
 
Te prometemos que su gratitud de cachorro con todo y lengüita de fuera y ojos soñadores, disminuirá cualquier renuencia de tu parte.
 
 
 
Comparte en:

Notas relacionadas