5-enfermedades-que-pueden-causarte-tus-juguetes-sexuales

Revista Veintitantos

5 Enfermedades que pueden causarte tus juguetes sexuales

¡Será mejor que tomes nota! 

5 Enfermedades que pueden causarte tus juguetes sexuales
18/01/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Los juguetes sexuales son una forma muy divertida y segura de darle variedad a tu vida sexual, pero ¿sabías que puedes contraer algunas enfermedades por usarlos?

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen 30 bacterias, virus y parásitos que causan infecciones de transmisión sexual (ETS), pero pocas personas saben que éstas también pueden contagiarse por el uso de juguetes sexuales, incluso si son de uso exclusivamente personal.

 

Todos los sex toys son propensos a guardar bacterias, virus y hongos, pero hay algunos más peligrosos que otros, dependiendo de la forma y el material, siendo los más higiénicos aquellos de plástico duro o metal, y menos seguros los de silicón suave y los impresos en 3D.

 

Existe una impresora 3D con la que puedes obtener tu propio juguete sexual personalizado, ¡genial! Sin embargo, debes tener mucho cuidado y no usarlos de inmediato, pues en el proceso de impresión adquieren gérmenes que causan daños en tu cuerpo. Además, como se imprimen capa por capa, al final quedan algunas imperfecciones donde se acumulan fluidos corporales y bacterias.

 

Cuando un juguete sexual no es completamente liso y tiene orificios o pliegues, es muy difícil limpiarlo y desinfectarlo, ya que las bacterias quedan atrapadas y se facilita el desarrollo de enfermedades como:

 

1. Vaginitis bacteriana

2. Cistitis

3. Clamidia

4. Sífilis

5. Herpes

 

Existen algunos materiales que hacen más seguros e higiénicos los juguetes sexuales, como el butadieno estireno y acrilonitrilo. Además, para “blindarlos” se aplican varias capas de revestimiento de silicón a prueba de agua.

 

Algunas medidas para protegerte incluyen lavar bien el juguete antes y después de usarlo, utilizar un condón cada vez que lo uses, no compartirlos más que con tu pareja y guardarlos en un lugar limpio, de preferencia dentro de una bolsita hermética.

 

No olvides que la higiene es indispensable para mantener alejadas las enfermedades de tu zona íntima

Comparte en:

Notas relacionadas