pasionysexo.placer.otros.por-que-probar-el-bondage

Revista Veintitantos

¿Por qué probar el Bondage?

Descubre los beneficios de esta excitante actividad

01/05/2014 | Autor:
Comparte en:

¿Alguna vez has tenido alguna fantasía relacionada al "bondage" erótico? ¿Te has imaginado que tu pareja te amarre las manos mientras hace con tu cuerpo lo que se le antoje? Si respondiste que sí, ¡no estás sola!

Por Beatriz Castillo

El bondage es una de las fantasías sexuales más comunes tanto para ellos como para nosotras, ¡y con mucha razón! Es una actividad extremadamente sexy que podría llevar tu pasión a nuevos niveles.

Quizás te parezca algo demasiado arriesgado y puede que tengas razón, ya que si no existen las medidas de seguridad necesarias, todo podría salir muy mal y podrías poner en peligro tu vida, la de tu pareja o tu relación.

Pero eso no significa que no puedas disfrutar de sus beneficios. Puedes saborear esta deliciosa práctica sin ponerte en riesgo y sin necesidad de llegar al extremo. Si descubres que es lo tuyo, ¡puedes llevarlo más allá!

Beneficios
Te da libertad. Irónicamente, estar amarrada te dará libertad. Quizás tu cuerpo esté atado, pero tu mente podrá liberarse e ir a donde desee. Si estás estresada o cansada, ser su juguete sexual y dejar que él haga todo por ti podría ser justo la escapatoria que estabas buscando.

Crea confianza. Cuando aceptamos ser amarradas por nuestra pareja, estamos expresando nuestra entera confianza. No hay nada más vulnerable que estar atada y elegir conscientemente hacerlo, es una enorme muestra de confianza en tu pareja.

Incrementa la sensualidad. ¿Qué pasa si cierras los ojos durante todo el acto sexual? ¡No sabes qué esperar! Lo mismo sucede con el bondage. Cuando tenemos los ojos cubiertos, estamos a la merced de alguien más, lo cual podría resultar extremadamente excitante. Déjate llevar y déjate sentir.

Saca todo lo que llevas dentro. A menudo, nuestra vida sexual puede llegar a ser demasiado "amable". Ya sabes lo que le gusta y él a ti, así que dejan de fijarse en el elemento sorpresa. ¡Muy mal! Quizás justo lo que necesiten sea dejar salir su lado más salvaje y disfrutar juntos de algo mucho más arriesgado.

¡A probar cosas nuevas!

Comparte en: