pasionysexo.placer.orgasmo.finge-un-orgasmo-paso-paso
skin
skin

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Finge un orgasmo paso a paso

¡Él jamás lo notará!

Finge un orgasmo paso a paso
Shutterstock
07/03/2016 | Autor: Judith Lucio
Comparte en:
Quizá todas en algún momento tengamos que fingir durante esos momentos de pasión (Aunque sea un poquitín) ya sea por complacer a nuestro galán, por cansancio o por no hacer quedar mal al chico con el que estamos. Recurrir a la actuación no hace que dejemos de disfrutar el sexo. 
 

 
Si ese llegara a ser el caso, aquí algunas reglas que podrían servirte a la hora de fingir un orgasmo:
 
1. Hacer ruidos sugestivos. Tendrás que jadear y hasta gemir o por lo menos exagerar tu respiración. Empieza poco a poco hasta que llegues a un nivel donde tus sonidos sean incontrolables.  Puedes acompañar lo anterior con una u otra frase; esto le dará credibilidad al asunto. 
 
2. Cerrar los ojitos. Ninguna mujer que está pasando por un buen momento y a punto de llegar a un orgasmo puede tener los ojos abiertos, así que para que tu galán crea que estás a punto de terminar debes cerrar los ojos. Con movimientos sutiles, ábrelos de vez en cuando para ver cómo va la situación. 
 
 
 
 
3. Contracciones musculares. Recuerda que las contracciones musculares son consecuencia de un buen orgasmo, así que si estás a punto de fingir un orgasmo no olvides contraer hasta el último músculo, sobre todo en la parte vaginal. Si lo haces tú galán de verdad creerá que estás fuera de ti.
 
4. Ponte algo ruda. No controlar tus movimientos inclusive si son rudos o toscos son muestra de que la estás pasando bien, así que no te vendría mal morderlo un poquitín o arañarle suavemente la espalda. 
 
5. Sé convincente con tus declaraciones finales. Al terminar el momento, no olvides mencionar lo bien que la pasaste y lo mucho que disfrutaste, eso confirmará tu supuesto orgasmo y a tu galán no le quedará duda alguna de que hizo un buen trabajo. 
 
Tener que fingir un orgasmo podría parecer poco aceptable, pero lo cierto es que no siempre tenemos humor para la situación y no es malo dejar que tu galán se deleite.
Comparte en:

Notas relacionadas