Una fantasía con un trailero

Una fantasía con un trailero

02/08/2018 | Autor: Alejandro Black

"Jamás había visto a alguien tan varonil"

En una noche de copas una noche loca, mi mejor amigo y yo, nos dirigíamos al Oxxo para comprar unas cervezas y unos cigarros cuando de pronto, nos topamos con un trailero súper varonil, barba negra muy tupida, pelo en pecho y hablaba con un acento norteño que la verdad nos prendía demasiado. 
 
En eso, en la entrada de la tienda, se nos quedó mirando con tanta lujuria que no sabíamos qué hacer. Decidimos acercarnos y empezamos a conversar con él, preguntándole qué hacía por ahí;, nos contestó que estaba de paso con un amigo ahí en un hotel de que queda a la vuelta de mi casa, (muy famoso por cierto). Era nuestra primera aventura juntos, así que nos quedamos mirando y todo pasó muy rápido… Sabíamos que algo iba a suceder esa noche, ya camino para mi casa, el trailero, iba a nuestro lado y terminó invitándonos al hotel. Yo lo pensé un poco, pero pensé ‘que pase lo que tenga que pasar’. Mi amigo también iba con toda la adrenalina y aceptamos la invitación. 
 
Entramos al hotel y nos dirigimos a la habitación en donde se estaban hospedando. Al llegar a la habitación un chico muy guapo, con jeans holgados y olor a hombre nos abrió la puerta. Y aunque quizá era más guapo, no nos atraía tanto como el señor de barba. 
 
Ya pasaban de las 2 AM, y no pasaba nada. En eso mi amigo y yo empezamos a coquetearle más intenso al señor barbón, que estaba sentado en una silla súper relajado, mientras que su amigo veía programas para adultos en el televisor. Para acelerar las cosas, nos arrodillamos al lado del trailero y le dijimos que si nos permitía hacerle un oral. Al principio el hombre ponía muchas trabas pero algo lo convenció y se desabrochó el cinturón, luego el botón y finalmente el zipper del pantalón. Pronto ya tenía el pene de fuera así que empezamos a tocarlo, mi corazón palpitaba a mil y me daba un poco de pena con mi amigo pero cuando vi que estaba en confianza con él, me salió un “yo” que tenía muy escondido. 
 
Cuando menos lo esperábamos, el trailero súbitamente se abrochó el pantalón y dijo “Ya no más” y agregó que si queríamos que pasara algo con él, fuéramos a comprar otros tragos al Oxxo y que nos besáramos  frente a él mi amigo y yo. Nos quedamos pensando y mirando. Mi amigo aceptó pero pidió que el trailero fuera quien lo acompañara al Oxxo. Yo solo le dije: “ten cuidado”. 
 
Me quede en la habitación con su amigo quien seguía viendo películas para adultos, pero en ese momento supe que era mi oportunidad. Lo empecé a interrogar preguntándole si tenía ganas recibir sexo oral, él me dijo que no pero seguí insistiendo. Me puse de pie junto a él y empecé a sobar su pene por encima del pantalón, lo fui desabrochando poco a poco mientras él seguía muy concentrado en la película, pero no me detenía. 
Cuando estaba a punto de rendirme, él se levantó y se bajó el bóxer y yo con mi cara de ‘ya la hice’ empiecé a hacerle un sexo oral. Fue muy exitante pero cuando estaba más emocionado, me detuvo con un “Ya hasta aquí”. Yo me fui a la otra cama para esperar a mi amigo que llegó a los cinco minutos haciéndome la señal de “agarra los cigarros y vámonos”. 
Empezamos a marear a estos traileros y les dijimos que teníamos que irnos. Ya con los cigarros y una botella escondida, salimos corriendo del hotel al que nunca volvimos a ir. 
 

Comparte tu relato erótico en los comentarios. Puede ser anónimo.