templo-satanico-demanda-netflix-por-plagio-en-sabrina

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Templo Satánico demanda a Netflix por plagio en 'Sabrina'

Los satanistas le exigen $50 millones de dólares a la producción de la serie

Templo Satánico demanda a Netflix por plagio en 'Sabrina'
Netflix
09/11/2018 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Desde antes de estrenarse, la serie El mundo oculto de Sabrina ha dado mucho de qué hablar. Ahora, las empresas productoras Netflix y Warner Bros. enfrentan una demanda interpuesta por el Templo de Satán, quienes los acusan de plagio y exigen el pago de $50 millones de dólares.

La nueva versión de Sabrina, la bruja adolescente, se estrenó el pasado 26 de octubre en la plataforma de streaming. De inmediato, los integrantes de dicha organización mostraron su molestia por el uso y representación que se le daba a ciertos símbolos. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Jennifer Baughman (@jenbden) el

 

 

La molestia del Templo de Satán se convirtió en un conflicto legal, ya que demandaron a la serie por plagio y una representación irrespetuosa de Baphomet, una deidad andrógina con cabeza de cabra. 

Según información de Hollywood Reporter, el colectivo argumenta que: 

“Baphomet es una deidad con una historia compleja, llegando a estar asociada con acusaciones de adoración a los demonios por el caballero templario Jacques de Molay. Baphomet ha estado representada históricamente con la cabeza de una cabra en el cuerpo de una mujer relacionada con Lilith, una figura de la mística judía que se ha llegado a considerar como una diosa de la noche. La representación visual clásica de la idea de Baphomet es una imagen creada en o cerca del año 1856 por un historiador ocultista llamado Eliphas Levi”.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Afterthoughts (@afterthoughts_entertainment) el

 

Mira también: 5 diferencias entre la ‘Sabrina’ actual y la de los 90s

Así, defienden que la réplica de Baphomet que puede verse en una de las estatuas de la escuela a la que acude Sabrina, la Academia de las Artes Invisibles, infringe los derechos de autor que tienen sobre ella. Además, dicen que la serie difama su figura mediante la carga de sentido político.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Comparte en:

Notas relacionadas