vitaminas-hidrosolubles-que-son-y-para-que-sirven

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Veintitantos

Vitaminas hidrosolubles, ¿qué son y para qué sirven?

Te contamos cómo se deben de consumir

Qué son y para qué sirven las vitaminas hidrosolubles
We Heart It.
12/01/2018 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Como sabemos, las vitaminas son componentes imprescindibles para la vida, consumirlas de forma diaria y equilibrada nos ayuda al correcto funcionamiento del organismo y nos da más energía para realizar nuestras actividades diarias, por eso es importante saber qué son y para qué sirven las vitaminas hidrosolubles.

 

Qué es el “agua cruda” y por qué es tan peligrosa esta moda

 

Las vitaminas hidrosolubles son coenzimas que se disuelven en agua y se eliminan por orina. Si no están en el organismo, algunos procesos metabólicos so se pueden llevar a cabo, lo que  tiene consecuencias graves para el organismo a nivel físico y emocional, ya que afectan el funcionamiento del sistema nervioso.

 

A diferencia de las vitaminas liposolubles, éstas no se almacenan en el cuerpo y se pierden fácilmente, por lo que es necesario un consumo periódico.

 

 

Estas son las vitaminas hidrosolubles que debes consumir a diario, cuál es su función en el organismo y de dónde puedes obtenerlas:

 

- Vitamina B1 (Tiamina). Produce energía para la regulación del sistema nervioso, lo que interviene en el estado de ánimo y en la regulación cardíaca. Su deficiencia produce Beriberi, enfermedad que trae debilidad muscular y puede ocasionar infartos. Se encuentra en cereales, carnes, frutas, vegetales de hojas verdes y vísceras como el hígado, el corazón y los riñones.

 

- Vitamina B2 (Riboflavina). Colabora en el metabolismo y la formación de tejidos. Su deficiencia puede traer lesiones en la piel y sensibilidad a la luz. Se encuentra en la leche, carnes, verduras, coco, pan, quesos, cereales, hígado y lentejas.

 

- Vitamina B3 (Niacina). Ayuda a la circulación de la sangre, así como a la mayor producción de hormonas y neurotransmisores indispensables para el cerebro y el sistema nervioso. Se encuentra en harinas y pan de trigo, en la levadura de cerveza, en hígado de ternera, arroz integral, almendras y salvado de trigo.

 

- Vitamina B5 (Ácido Pantoténico). Interviene en la formación de hormonas antiestrés, en la desintoxicación del organismo y en la metabolización de ácidos grasos. Se encuentra en la levadura de cerveza, verduras de hoja verde, yema de huevo, vísceras, cereales, maní, carnes y frutas.

 

- Vitamina B6 (Piridoxina). Colabora en la formación de glóbulos rojos y su carencia se relaciona con estados depresivos y alteraciones en todos los órganos del cuerpo. Se encuentra en la carne de pollo, espinacas, cereales, garbanzos, plátanos, sardinas, lentejas, atún, pan e hígado.

 

- Vitamina B8 (Biotina). Además de darte un cabello sano y hermoso, es indispensable en la formación y mantenimiento de la piel y sus componentes, y ayuda en el desarrollo de las glándulas que generan las hormonas. Se encuentra en la yema de huevo, riñones, levadura de cerveza, leguminosas, coliflor, leche y frutas.

 

- Vitamina B9 (Ácido Fólico). Indispensable para la división y multiplicación celular. Su carencia se asocia a una menor resistencia a enfermedades, anemia, insomnio y pérdida de la memoria. Se encuentra en vegetales verdes, hígado, nueces, naranjas, cereales, yema de huevos, legumbres y champiñones.

 

- Vitamina B12 (Cobalamina). Interviene en la síntesis de ADN y ARN. Su carencia se traduce en desórdenes del sistema nervioso y sus componentes, produciendo deficiencias a nivel hormonal, psíquico y físico. Se encuentra en pescado, riñones, huevos, queso, leche y carnes.

 

- Vitamina C (Ácido Ascórbico). Contribuye a la formación y mantenimiento de colágeno, a metabolizar las grasas y a la absorción de hierro. Es antioxidante, ayuda a la buena cicatrización, reduce alergias y previene refriados. La deficiencia de vitamina C produce Escorbuto, enfermedad que se manifiesta con hinchazón de encías, hemorragias y pérdida de piezas dentales. Se encuentra en cítricos, frutas, leche de vaca, hortalizas, carnes, verduras y cereales.

 

10 razones por las que las dietas de enero fracasan

 

Si tu dieta diaria no alcanza a cubrir tus necesidades de estas vitaminas, puedes consumir algún suplemento vitamínico que contenga Complejo B y/o Vitamina C para compensarlo, pero lo mejor es llevar una alimentación sana y equilibrada. 

 

Comparte en: