combate-el-cansancio-en-el-trabajo-con-una-sana-alimentacion

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Combate el cansancio en el trabajo con una sana alimentación

¿Apenas es lunes y ya te cansaste? Revive con estos tips.

Combate el cansancio en el trabajo con una sana alimentación
iStock
31/07/2017 | Autor: Azucena Cortez
Comparte en:

 

El trabajo o la escuela pueden ser los principales factores que se interponen cuando te propones tener una alimentación saludable, pues la falta de tiempo siempre está al acecho. Pero a pesar de este problema, debes saber que sí es posible llevar una dieta sana y mantener un cuerpo saludable y en forma.

 

 

Con estos tips no hay pretexto para comenzar a comer mejor y equilibradamente.

 

No te saltes el desayuno

 

Esto es súper importante porque si no desayunas algo por la mañana, por la tarde te dará muchísima hambre y eso provocará que comas de más. Asimismo, al tener el estómago vacío es más probable que optes por consumir alimentos altos en calorías.

 

 

 

Prepara tu propia comida

 

Cuando preparas con anticipación tu comida y la llevas al trabajo, te asegurarás de comer sanamente y así evitar correr al restaurante por algo lleno de calorías cuando tengas hambre. La comida que se prepara en casa tiende a ser más equilibrada y con menos calorías.

 

 

 

No olvides hidratarte

 

No olvides que nuestro cuerpo está constituido en su mayoría por agua, y es indispensable que estés hidratada todo el día, especialmente cuando tienes que concentrarte. 

 

La deshidratación te puede ocasionar fatiga y dolores en el cuerpo, principalmente en la cabeza. Aunque se dice que debes beber al menos dos litros diario, existe una tabla que te ayudará a calcular cuánta debes beber de acuerdo a tu peso:

30 ml x kg de peso = ml de agua al día 

 

Así que dicho esto, lo que puedes hacer si es que están todo el día sentada frente a un ordenador, es tener una botella de agua a la vista.

 

 

 

Aperitivos

 

Aunque hayas tenido un desayuno nutritivo o una comida sana que te haya hecho sentir satisfecha, muchas veces en el día te puede volver a dar hambre. El error más común que cometemos es consumir golosinas, específicamente dulces y chocolates. 

 

Libérate de esas tentaciones y prepara cosas saludables en casa, por ejemplo, una manzana o frutos secos. Sólo cuida que las porciones sean pequeñas.

 

 

 

Comidas pequeñas

 

Cuando terminas de comer puede que te sientas cansada y lo que más quieras en ese momento sea tener usa siesta, ¿sabes por qué? Lo más probable es que hayas comido demasiado. 

 

Una ración grande de carbohidratos -como pasta o pan-, hace que tengas un aumento de azúcar en la sangre que le sigue después por un bajón, el cual provoca que te sientas cansada luego de comer. Comidas con mucha grasa como las hamburguesas, suelen tener el mismo efecto.

 

 

 

No comer frente a la computadora

 

No hay nada peor que comer justo en tu lugar de trabajo y frente a la computadora, ya que puedes distraerte y seguramente consumir más comida sin darte cuenta. 

 

Lo ideal es que te tomes una pausa para comer lejos del monitor, pero si te es imposible hacerlo, procura comer y luego tomarte unos minutos para dar un paseo y respirar aire fresco para continuar con tus actividades, ahora más concentrada.

 

 

 

 

 

Comparte en:

Notas relacionadas