como-transformar-un-ligue-casual-en-una-relacion-formal

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cómo transformar un ligue casual en una relación formal

Porque luego uno se enamora

Cómo transformar un ligue casual en una relación formal
Shutterstock
02/04/2018 | Autor: @LucyEditora
Comparte en:
Sin duda, hay algo mágico en el inicio de cada relación amorosa. 
 
Hay desde los inicios más tradicionales como “me lo presentó un amigo” o “nos conocimos en la fila del Starbucks”, y los que son más comunes de lo que crees que suenan a “empezamos como algo casual y terminamos andando”. 
Y cuando uno escucha este relato, siempre surge la pregunta ‘¿Cómo le hicieron?’, especialmente si te encuentras en este limbo donde se ven casi todos los fines pero no ocurre nada más que sexo. 
Y este limbo desgasta. Sí, es muy divertido al inicio y muy emocionante, pero nuestra necesidad de estabilidad termina orillándonos a tener que definir si hay algo no. 
Y es por cosas básicas como que quisieras saber si puedes o no hacer planes el próximo fin de semana o si el plan es estar con él, o bien si puedes o no enviarle ese tierno meme pero que es algo lanzado sin verte como la más urgida del mundo. 
Así que eso nos lleva a la pregunta: ¿cómo transformar ese ligue casual en una relación? 
 
1. ¿Por qué quieres andar con él? 
Antes de dar cualquier paso en falso, piensa bien los motivos por los que te interesa empezar algo a largo plazo con esa persona. Que el sexo sea increíble o simplemente buscar la comodidad de ver a alguien regularmente no son suficientes razones para involucrar tus sentimientos con una persona. Haz una lista de pros y contras de esa relación para que veas el panorama más claramente y entonces, sigas con tu plan de acción.  
 
2. Se vale planear
Ok, no se trata de que lo invites a la boda de tu prima que es dentro de seis meses, pero sí puedes comprar boletos para un concierto el próximo mes y así lograrás tener un plan que no sea un mensaje a las 11 de la noche que diga: ¿qué onda, qué haces? 
 
3. Interactúa en redes sociales
Suena bien básico pero hoy en día, representa una verdadera prueba de fuego. Si no lo has agregado a Facebook o Instagram, hazlo. Si tarda semanas en responder a tu solicitud, entonces estarás recibiendo la primera señal de su disposición para una relación formal. Y si ya están conectados en esas redes, empieza a comentar sus publicaciones y ve cómo reacciona ante ello. ¿Te responde o comenta en esa foto donde aparecen los dos juntos? Esas son pequeñas señales que indican si tu ligue está dispuesto a empezar una relación. 
Textear
 
4. Cambia la rutina
Si la rutina es que él se aparece en tu casa el viernes en la noche o que ya sabes en qué club te lo vas a encontrar, es momento de cambiar. Y es tan claro como en “A él no le gustas tanto”. Si quiere salir contigo, lo hará. Si lo único que quiere es que vayas a su casa para tener sexo, entonces es un mensaje claro de que no le interesa pasar tiempo contigo por tu divertida e interesante conversación. Así que intenta cambiar esos encuentros. Si hasta ahora te has sentido bien con los encuentros casuales pero ya quieres algo más, pide algo más. 
 
5. Cambia el tema de conversación
Si la relación ha estado centrada solo en esos encuentro casuales, es momento de cambiar el enfoque. Baja la guardia. Déjalo conocerte. Platica de tus sueños de la infancia, de cómo te va en el trabajo, y de ese proyecto al que te quisieras aventar. Si tu ligue no conoce tu esencia, ¿cómo quieres que se enamore de ella? La vulnerabilidad da miedo pero es el único camino. 
 
6. Ten “esa” conversación 
Si que sea una declaración de amor tipo comedia romántica, ten una honesta conversación donde digas de la manera más clara posible tus sentimientos. Te la has pasado increíble en esos encuentros pero ahora tienes ganas de probar algo más. Eso sí, no esperes una respuesta inmediata, y da el tiempo pertinente para la respuesta. Finalmente no estás pidiendo un helado, sino un gran cambio que el otro también tiene derecho a analizar. 
 
7. Cotízate
Suena a terrible cliché y consejo barato, pero es impresionante su efectividad. Tan pronto te desapareces un poco o te muestras un poco más difícil de conseguir, te vuelves más interesante. 
Es una medida emergente que no podrás hacer por siempre o le darás flojera. Pero es una buena forma de darte cuenta si le interesas o no. Es una medicina dolorosa, pero efectiva. 
 
 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

 

 
Comparte en:

Notas relacionadas