buddymoon-la-tendencia-de-llevar-amigos-tu-luna-de-miel

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Buddymoon, la tendencia de llevar amigos a tu luna de miel

¡En serio!

Buddymoon, la tendencia de llevar amigos a tu luna de miel
Helena Lopes de Pexels
13/01/2018 | Autor: Mairem del Río
Amor / Pareja
Comparte en:

Los millennials nos distinguimos por innovar en todos los aspectos y las bodas no son la excepción. No solo hemos cambiado los escenarios, la ceremonia, el protocolo de la fiesta y las opciones de vestido o traje, también hemos cambiado la Luna de Miel. La nueva moda es armar una buddymoon’, es decir, llevar a tus amigos al viaje. 

 

Lee más: La piedra que debería llevar tu anillo de compromiso según tu signo 

 

Tradicionalmente, la Luna de Miel era ese primer viaje que los recién casados harían solos para compenetrarse e intimar, pues hace unas décadas era rarísimo que unos novios viajaran juntos y solos antes de casarse. Ahora la idea es convertirla en un viaje en grupo con los amigos de la pareja en donde dejan a un lado el romanticismo para darle prioridad a la diversión. 

 

 

 

 

En una buddymoon se le da más importancia al lugar y las actividades, la Luna de Miel se convierte en unas vacaciones (más largas y más caras, obvio), y ya no es un momento para conocerse, porque es algo que ya se ha hecho. 

Para muchas parejas la mejor forma de empezar la vida de casados es compartir la diversión con las personas que más quieren y los amigos que han sido importantes en su relación, así como una forma de agradecerles su apoyo. Total, tendrán todo el tiempo del mundo para estar a solas cuando regresen.

 

Lee más: Esto es lo que nadie te dirá sobre tu boda 

 

Antes de emocionarte debes tomar en cuenta que la organización es complicada, pues no todos tienen la misma disponibilidad de tiempo o cuentan con el dinero para ir, aunque hay parejas que no tienen bronca en pagar el viaje de todos y eso se traduce en un gasto considerable. 

 

Además, el viaje debe ser interesante y apetecible para todos los involucrados, y si a veces es difícil ponerte de acuerdo con tu pareja ¡imagínate con más personas!

 

 

 

La tendencia surgió a principios de esta década, junto con el auge de las bodas en la playa o en otro destino lejano, pues ya que todos habían viajado para la ceremonia, ¿por qué no quedarse unos días más a disfrutar? 

También es una forma de garantizar que solo irán las personas más cercanas, te libras de quienes solo invitarías por compromiso y la lista de invitados no se va a las nubes, porque va quien de verdad quiere compartir contigo esa felicidad. 

 

Lee más: Qué hacer si no te gusta tu anillo de compromiso  

 

¿Crees que esto funcionaría para ti?

 

 

 

Comparte en:

Notas relacionadas