VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
9 Cosas horribles que le pasan a tu cuerpo por seguir odiando a tu ex

9 Cosas horribles que le pasan a tu cuerpo por seguir odiando a tu ex

Perdona y déjalo ir, ¡por salud!

28/12/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Cuando una relación se acaba en malos términos es muy común guardarle rencor a la ex pareja. Más allá de lo emocional, seguir odiando a tu ex afecta tu cuerpo de formas que ni te imaginas, así que por tu bien debes aplicar aquello de “perdona y olvida” ASAP.

 

También: Marleying, la razón por la que no debes contactar a tu ex en diciembre 

 

No es raro albergar sentimientos de odio, hostilidad y mala voluntad hacia el ex, en especial si te rompió el corazón, te engañó o te cortó de la peor manera, pero tener sentimientos negativos crónicos en realidad te está causando daño físico y emocional.

Como dijo Nelson Mandela: “El resentimiento es como beber veneno y luego esperar que mate a tus enemigos”. En otras palabras, te estás lastimando a varios niveles al aferrarte al rencor, la ira y el odio, por eso debes dejar ir estas emociones negativas ahora mismo y dejar de odiar a tu ex de una vez por todas.

 

 

 

 

Mira todo el daño que le estás causando a tu cuerpo, a tu mente y a tu vida: 

1. Lastimas a tu corazón

No es metáfora, estamos hablando de ese órgano vital que tienes en el pecho. Varios estudios científicos han señalado que los estallidos de ira aumentan el riesgo de ataque cardíaco, hay mayor riesgo de desarrollar enfermedades del corazón y sufrir un infarto. Las emociones negativas también pueden provocar que tu cuerpo entre en modo de lucha o huida, lo que acelera tu frecuencia cardíaca y dispara tu presión arterial. Entre más frecuente es el enojo, más dañas las paredes de tus arterias.

 

También: ¿Por qué regresamos con nuestros ex y nos casamos con ellos? 

 

2. Dañas tu cerebro

Un estudio reveló que los pensamientos y emociones negativas pueden desencadenar un ataque cerebral, incluso hasta dos horas después de experimentarlos. Un estudio hecho con ratones y publicado por el portal Frontiers in Neuroscience reveló que los sentimientos recurrentes de ira, resentimiento y hostilidad pueden conducir a cambios significativos en el cerebro. 

De hecho, a medida que los roedores enojados desarrollaron nuevas neuronas se volvieron aún más hostiles y agresivos. El punto es que los sentimientos crónicos de hostilidad contra tu ex tienen el potencial de convertirte en una persona más negativa, incluso si consideras que tu ex es una rata de dos patas.

 

 

 

 

3. Afecta tu sistema inmunológico

Las emociones juegan un papel importante cuando se trata de proteger al cuerpo de una enfermedad potencial. Un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos demostró que los pensamientos negativos disminuyen la inmunidad de una persona contra la gripe, mientras que los pensamientos y emociones positivas aumentan la producción de anticuerpos y la resistencia las enfermedades. 

Un estudio de la Clínica mayo determinó que las personas que experimentan emociones negativas crónicamente aumentan su riesgo de mortalidad en casi un 20%. En resumen, el odio te puede enfermar y hasta matar, literal.

 

También: Ser amiga de tu ex podría volverte una psicópata 

 

4. Subes de peso

Si bien nuestros cuerpos pueden manejar momentos de estrés esporádico y enojo, no fueron diseñados para estar continuamente bajo estrés. Entonces, cuando estás estresada crónicamente y molesta por tu ex se eleva el cortisol (también llamado “hormona del estrés”) y tu apetito aumenta, así que podrías terminar comiendo un montón de alimentos reconfortantes como helado o chocolate. Además, el estrés y el cortisol por sí mismos hacen que acumules más grasa.

 

 

 

 

5. Aumenta el riesgo de desarrollar trastornos alimenticios

Odiar a tu ex puede ser un detonante para estos problemas, pues quizá obsesionarte con los alimentos puede convertirse en un escape para tus sentimientos negativos, ya sea que restrinjas los alimentos, comas en exceso y/o trates de compensar los atracones con purgas. Una investigación publicada en European Eating Disorders Review reveló que las mujeres son más propensas a comer desordenadamente (atracones) para manejar sus emociones negativas, mientras que los hombres tienden a otras conductas impulsivas como el abuso de drogas y alcohol.

 

También: 6 Trucos (casi) infalibles para evitar contactar a tu ex

 

6. Afecta tu sueño y tu descanso

Obsesionarte con pensamientos negativos sobre tu ex basta para mantenerte despierta por la noche, lo que puede tener consecuencias nefastas para todo su cuerpo. Después de todo, el sueño no solo es vital para el cerebro, el corazón, el sistema inmunológico y la salud cardiovascular, sino también para mantener un peso saludable. 

Al no dormir bien afectas tus capacidades mentales, afecta tu memoria, disminuye la capacidad para controlar tus emociones, te hace más nerviosa, ansiosa y explosiva, y puede convertirse en un círculo vicioso: te sentirás mal porque no dormiste bien y eso te dará insomnio.

 

 

 

 

7. Aumenta el riesgo de depresión

¡Qué novedad! Pero hay que ubicar bien la línea entre una profunda tristeza y una depresión clínica. Si te estancas en los sentimientos negativos éstos puedes convertirse en una causa subyacente de la depresión que sólo podrá ser tratada por un profesional en salud mental. 

 

También: Mend, la app para olvidar a tu ex 

 

8. Adiós a tu productividad laboral

Odiar a tu ex también puede perjudicar tu carrera, pues se ha demostrado que tener altos niveles de enojo, estrés y aborrecimiento puede dañar tu concentración, inhibir tu capacidad para resolver problemas de manera efectiva, así como evitar que recuerdes información importante. Además, los empleados negativos tienen más probabilidades de fatigarse en el trabajo y tener niveles más bajos de productividad.

 

 

 

 

9. Dañas tu relación con otras personas

Seguro sabes que estar con alguien alegre y optimista es más placentero que estar con una persona negativa y amargada. Aunque está bien quejarte y llorar durante un tiempo prudente, una mala actitud a largo plazo aleja a las personas de tu lado. Además, seguir quejándote de tu ex envía la señal de que sigues enganchada con él y eso te impedirá establecer nuevas relaciones amorosas porque será evidente que no estás lista.

 

También: 9 Pasos para dejar de odiar a tu ex 

 

Más allá de los clichés, debes darte la oportunidad de perdonar para seguir adelante, pues tu salud y tu vida están en riesgo si te estancas en el odio y el rencor. 

 

 

 

 

 

 

Notas relacionadas