5-razones-muy-sorprendentes-por-las-que-las-relaciones-amorosas-fracasan

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Pexels
5 razones muy sorprendentes por las que las relaciones amorosas fracasan

5 razones muy sorprendentes por las que las relaciones amorosas fracasan

No todo tiene que ver con la mala comunicación o las infidelidades

16/05/2019 | Autor: Dayana Alvino
Comparte en:

Cuando buscamos saber sobre por qué las relaciones amorosas fracasan, la mayoría de las ocasiones nos encontramos que entre las razones más comunes están los problemas de confianza, la incompatibilidad y a la mala comunicación; sin embargo, esas no son las únicas que existen.

De hecho, existen algunas características de las parejas que, aunque parecen positivas al principio, pueden convertirse en razones bastante sorprendentes del por qué un noviazgo o matrimonio termina fracasando.

¿Quieres conocer algunas de ellas? Aquí están varias que Preston Ni, autor del libro "How to Communicate Effectively and Handle Difficult People", indica que existen.

1. Compatibilidad compleja

La mayoría de las personas desea un compañero que tenga ideas afines, en otras palabras, con quien sean compatible. El problema con la compatibilidad ocurre cuando los elementos comunes se basan en características inmaduras, en lugar de maduras. Si una pareja es similar en formas inmaduras, entonces se arriesgan a permitir, consentir y perpetuar tendencias malsanas.

2. Unión en exceso

Es natural que una persona se sienta unida a su pareja; sin embargo, existe un estilo de apego, conocido como Ansioso-Preocupado, que no es sano para el amor. Un individuo que tiene este tipo de trastorno desea pasar mucho tiempo con su compañero y se siente inseguro cuando está solo. Esto, con el paso del tiempo, se vuelve un problema y ocasiona que la relación acabe.

 

 

 

3. Buen sexo

Si bien, una vida sexual activa y satisfactoria es necesaria para que una relación funcione, esta, a veces, se puede utilizar para enmascarar problemas importantes entre una pareja. Dos personas suelen arriesgarse a suponer que, pese a sus dificultades, deben seguir juntos porque el sexo es excelente. Con el tiempo, cuando este factor deje de ser lo más importante, la relación fracasa.

4. No pelear jamás

Aunque no pelear es algo hermoso, no es saludable para una relación, porque seguro los involucrados terminan ocultando sus conflictos hasta que explotan. Las discusiones no necesariamente ponen en peligro al amor. De hecho, las parejas exitosas son las que tienen la capacidad de resolver sus problemas, aprender de ellos, y, finalmente, dejarlos ir para siempre.

 

 

 

5. Demasiada entrega

Es posible que ser muy entregado en una relación parezca romántico. Pero, al igual que en la economía, en la convivencia humana, cuánto más hay de algo, menos valor tiene. Cuando un

compañero egocéntrico tiene como pareja a una persona entregada, menos la aprecia y, eventualmente, provoca que esta se aleje y que rompa con su noviazgo o matrimonio.

Como ves, las cosas buenas, en exceso, también pueden ser bastante malas para una relación amorosa.

Notas relacionadas