VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Istock
¿Por qué los hombres hacen bromas sexistas? Aquí la razón

¿Por qué los hombres hacen bromas sexistas? Aquí la razón

¿Qué es lo que se esconde detrás de esas bromas?

27/04/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Todas hemos escuchado con desagrado cómo los hombres hacen bromas sexistas todo el tiempo (ofendiendo a mujeres y homosexuales, principalmente), sin entender cómo es posible que en pleno siglo XXI crean que eso aún es bien visto.  

Al parecer este comportamiento tan molesto tiene una explicación. Un nuevo estudio realizado por investigadores en la Western Carolina University, Estados Unidos, ha determinado qué es lo que se esconde detrás de esas bromas.

El equipo de investigación realizó dos experimentos con 387 hombres heterosexuales. Primero, se pidió a los participantes que llenaran un cuestionario enfocado a revelar su personalidad, actitudes sociales y niveles de prejuicio contra las mujeres y los hombres homosexuales.
 
En el cuestionario los voluntarios debían mostrar el grado de aceptación sobre una serie de afirmaciones como: “Las mujeres buscan obtener el poder mediante el control sobre los hombres”, o “Una vez que una mujer ha llevado a un hombre a empezar una relación seria con ella, normalmente trata de mantenerlo atado”.

La segunda parte se centró en qué tipo de bromas preferían los participantes, y si creían que su sentido del humor ayudaba a que los demás se formen una impresión más precisa sobre ellos.
 
Los resultados del estudio titulado Restoring Threatened Masculinity: The Appeal of Sexist and Anti-Gay Humor, revelaron que aquellos que se perciben con una masculinidad más precaria o que sienten que su masculinidad está siendo desafiada, son más propensos a recurrir a bromas sexistas y homofóbicas para autoafirmarse.
 
"Aquellos hombres que estaban más convencidos de la precariedad de su masculinidad […] se mostraron más propensos a realizar bromas sexistas y homofóbicas en respuesta a una amenaza a su masculinidad. Esta reacción se dio porque creían que eso reafirmaba una impresión más masculina sobre ellos", comentó Emma O'Connor, autora principal de la investigación, quien sostiene que ese tipo de bromas ayuda a los hombres a distanciarse de los rasgos que pretenden ocultar.

Los investigadores esperan que el estudio ayude a combatir el sexismo presente en la sociedad, sobre todo en los lugares de trabajo, donde las mujeres con puestos altos se enfrentan constantemente a la descalificación, acoso y cuestionamiento a sus decisiones con base en su sexo.

“En los entornos de trabajo donde las mujeres ocupan posiciones de autoridad, se podría dar lugar a amenazas inherentes a la masculinidad de los hombres; es decir, a las creencias precarias sobre la virilidad y por lo tanto convertirse en bromas sexista”, indica la académica de la Universidad de Western.

 

Notas relacionadas