cosas-que-amamos-y-odiamos-de-los-chicos-malos

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cosas que amamos y odiamos de los 'chicos malos'

A veces lo que nos gusta termina por ser lo que más nos molesta...

27/04/2015 | Autor: Redacción
Comparte en:
Las mujeres amamos a los chicos malos porque ellos generan una montaña rusa de emociones que usualmente son las responsables de los momentos memorables de nuestras vidas.
 
Necesitamos creer que podríamos perderlos porque eso nos recuerda lo mucho que significan para nosotros. La seguridad en una relación es algo genial, pero un 100% de inseguridad se vuelve aburrido.
 
Esa sensación extra de emoción, un poco de incertidumbre, para mantener el fuego es lo que nos dan los 'bad boys', aún cuando sabemos que no será nuestro 'felices para siempre'.
 
Estas son las cosas que amamos y odiamos de ellos al mismo tiempo:
 
Emociones al límite
 
Los chicos malos son aventureros y arrebatados, y esa adrenalina que experimentamos a su lado nos vuelve locas, pues elevan nuestro deseo y nos llevan al extremo de las emociones, desde peleas intensas hasta reconciliaciones mayores. 
 
Si bien al principio es divertido, llega un punto en el que necesitas estabilidad y no una montaña rusa de sensaciones y pensamientos. 
 
Intensidad
 
Los chicos malos no piensan en consecuencias, por lo tanto no escatiman en planes a corto plazo, visitas inesperadas, regalos caros o viajes improvisados, pero por su misma naturaleza no se comprometen en algo a largo plazo.
 
Ellos necesitan la incertidumbre para sentirse enamorados y, aunque por un momento nos basta hay que regresar a la vida real y pensar a futuro.
 
Demasiada química sexual
 
Los encuentros íntimos con un chico malo son como sacados de película; hay demasiada pasión y fuerza, pero si te enamoras llegará el punto en el desees hacer el amor de forma delicada.
 
Espontaneidad
 
Los chicos malos son emocionales e inestables y lo que los motiva es sentir ese mismo arrebato de parte nuestra: “escápate conmigo”.
 
Al principio creerás que de eso se trata el amor y que deberías dejarlo todo para demostrarle tus sentimientos, pero pronto te darás cuenta de que por el contrario, quien te quiere no te hace decidir de esta manera.
 
Palabras 
 
La mayoría de los chicos malos saben exactamente qué decir, cómo y cuándo decirlo, pero la verdad es que mientras más grande sea una promesa o confesión, seguramente más lejana de la realidad estará.
 
También pueden comenzar con control y posesión, celos y demás comportamientos disfrazados de amor.
 
Aunque creamos que una relación así de intensa es lo que necesitamos, tarde o temprano terminamos desgastadas.
 
Te gusta demasiado
 
Los chicos malos sacan nuestro lado más primitivo, entre la atracción y las emociones llegamos a perdernos y con esto el rumbo de la vida que queríamos; cuando un chico simplemente nos gusta demasiado hay que tener cuidado, aunque parezca imposible, lo mejor es aprender a enamorarnos con el corazón… y la cabeza también.
 
 
¿Te has enamorado de un 'chico malo'?
 
AQ
Comparte en:

Notas relacionadas