amor.ellos.asi-funciona-el-bud-sex-sexo-entre-chicos-heterosexuales

Veintitantos

Así funciona el ‘Bud Sex’: sexo entre chicos heterosexuales

¡Conócelo!

Autor: 
Mairem Del Río
iStock
17 Mar 2017
Categorías: 
Amor
Ellos

Cada día la diversidad sexual se hace más presente en nuestras vidas y hemos visto surgir términos y prácticas de las que antes no se hablaba. Una de éstas es el ‘bud sex’, es decir, sexo entre hombres heterosexuales.

 

El término se refiere a los encuentros íntimos que sostienen parejas de colegas, cuates o ‘compas’, que no se consideran ni gays ni bisexuales, pero que encuentran en el sexo con otros hombres una forma de descargar algo de tensión y satisfacerse por puro placer.

 

Cuando se habla de ‘bud sex’ no se trata de algo que ocurre una o dos veces en la vida, sino que es una actividad que se realiza con cierta frecuencia bajo la premisa de “sólo me acuesto con hombres para descargar mis ganas”.

 

Estas prácticas existen desde la Antigua Grecia, o tal vez desde antes, pero los hombres que se involucran en el ‘bud sex’ tampoco se asumen como heteroflexibles o bicuriosos (aunque lo sean), quizá por temor a perder su masculinidad y enfrentarse al juicio social por formar parte del colectivo LGBT+.

 

Para entrarle al ‘bud sex’ hay que respetar ciertas pautas:

 

1. Saber que es puro sexo, nada de amistad ni romance. Vas a lo que vas, no hay lazos de cariño, ni una relación. Puro placer, sin caricias románticas, ni protocolos de conquista.

 

2. No es diario. Si bien existe una cierta frecuencia, tampoco es como que tengan una relación y salgan juntos todos los días, sino sólo cuando necesitan descargar su deseo sexual.

 

3. Lo que pasa en la cama, se queda en la cama. Una vez que acaban no se habla del asunto en otro contexto que no sea ponerse de acuerdo para el próximo encuentro.

 

4. Nada de comportamientos femeninos. Varios estudios, entre ellos uno realizado por la profesora Jane Ward de la Universidad de California, establecen que cualquier comportamiento que evoque a la feminidad está prácticamente prohibido. No se permite el jugueteo curioso, ni los “comportamientos homosexuales”, porque se trata de un acuerdo entre “machos”.

 

3. A veces hay intercambio de sexo por dinero, aunque tampoco se asume como prostitución. Dado que al cuerpo se le trata como un objeto para desahogarse, en muchos casos uno le da una compensación material al otro.

 

¿Y la parte social?

 

Para los ‘budsexers’, es posible tener sexo homosexual sin ser gay o bisexual. Esto les ha acarreado un sinfín de críticas por parte de la comunidad LGBT+, quienes consideran que este tipo de encuentros involucran un grado de homofobia, porque se le ve a la relación sexual entre dos hombres y la atracción romántica como algo vergonzoso que debe esconderse.

 

También hay quienes los califican como “gays de clóset” y para los ‘budsexers’ es casi imposible hablar de esto con una pareja del sexo femenino, por temor a ser rechazados o etiquetados como homosexuales.

 

Y tú, ¿cómo reaccionarías si te enteras de que tu chico practica o practicaba el ‘bud sex’?

Horóscopos

Botón de suscribirte