que-hacer-si-no-te-gusta-tu-anillo-de-compromiso

VEINTITANTOSLogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Qué hacer si no te gusta tu anillo de compromiso

Todo tiene solución, incluso el anillo que te quitó la cara de emoción cuando te pidió matrimonio.

Qué hacer si no te gusta tu anillo de compromiso
iStock
12/12/2017 | Autor: Víctor Salazar
Comparte en:

 

Uno de los momentos clave de una relación es cuando deciden dar un paso más grande y comprometerse, y casi nada se compara con la sorpresa que tu pareja puede darte al pedirte matrimonio y darte un anillo de compromiso.

 

 

 

 

Suponemos que tu ahora prometido tiene un gusto exquisito porque, obvio, te eligió a ti, pero ¿qué pasaría si recibieras un anillo que no te emociona ni tantito al verlo?

 

 

 

 

Como en toda joyería, hay piezas que te hacen suspirar y hay otras que de plano simplemente no van con tu personalidad, pasa exactamente lo mismo con los anillos de compromiso, y es que adquirir uno es un juego de azar pues tu pareja puede conocer o no bien tu gusto.

Por muy caro que sea, el anillo puede no ser de tu agrado pero tampoco significa que debas aceptarlo, porque de entrada, ya empezamos mal al no decirle lo que sientes al respecto. 

 

 

 

 

Checa estos tips para cambiar el modelito que traerás en tu dedo anular por mucho tiempo.

 

1. Cálmate. Como dijimos el anillo puede cambiarse, pero considera que tu prometido lo adquirió con todo el amor del mundo, pensando en ti, como un símbolo de unión. Así que también debes considerar sus sentimientos también. 

Dile lo que piensas de la joya, pero déjale en claro que sí quieres casarte con él. Ellos suelen confundir el rechazo de un anillo como un rechazo hacia ellos.

 

2. Aprecia el diseño. Bien dicen que “Ni a fuerza los zapatos entran”, pero si ya viviste el momento mágico de que tu pareja pusiera una joya de esa magnitud en tu dedo, déjala ahí por unos días, quizá después tu percepción sea diferente. Recuerda que también puedes agregarle o quitarle tantos elementos como lo desees. No olvides comentárselo a tu pareja.

 

3. Si de plano no te acostumbras, la clave es la comunicación. Considéralo una prueba inicial de tu relación pues así como hablarán de una joya que no te gusta, en el futuro habrá otras cosas y situaciones que tendrán que dejar en claro. Quizá la platica del anillo te de un panorama más amplio de la persona con la que unirás tu vida.

 

También: ¿Cuánto cuesta casarse?

 

No hay nada mejor que ser clara desde el comienzo de esta aventura llamada compromiso, pues luego vendrá la boda y un largo tiempo a lado de esa persona. Si no puedes decirle que no te gusta el anillo, tampoco podrás decirle lo que piensas de él y con el tiempo, podrías tener muchos problemas.

Mejor piensa positivo, se honesta y dile que deseas cambiar la prenda, pero nunca tu amor hacia él. 

 

 

 

 

 

 
Comparte en:

Notas relacionadas