Bodas sin niños, ¿buena o mala idea?

Bodas sin niños, ¿buena o mala idea?

24/07/2018 | Autor: Mairem Del Río

Podrías poner en riesgo una amistad

Tradicionalmente, las bodas son eventos para compartir con toda la familia, pero cada vez son más comunes las bodas sin niños. Aunque para muchos esta es una buena idea, este detalle puede ser tomado a mal por algunos de nuestros invitados, lo que podría poner en riesgo una amistad o hasta las relaciones familiares. 

 

El debate sobre si excluir a los niños de las bodas es bueno o malo no se acaba. Hay quienes citan todas las ventajas de hacer esto, por ejemplo:

Recortar gastos. Las matemáticas no fallan: entre más invitados, más dinero. Los novios tienen que pagar el lugar del niño, aunque no coma ni se siente, y en estos tiempos no muchas parejas pueden darse el lujo de derrochar.

Quieren disfrutar la fiesta al máximo. Los novios quieren que sus amigos bailen y brinden con ellos sin preocupaciones, en vez de verlos cuidando, correteando o regañando a sus hijos toda la noche.

No es el mejor ambiente para un niño pequeño. Poca luz, música a todo volumen, invitados saltando por todas partes, etc. Además de incómodo, puede ser peligroso, y si hay alcohol podrían presentarse situaciones no aptas para menores que no tienen por qué ver.

 

Aunque puede sonar fantástico eso de excluir a los pequeños, la realidad es que quienes son madres o padres por lo general no lo toman nada bien. Claro que hay quienes lo entienden perfecto y dejan a los niños en casa para estar presentes en ese día tan especial, pero a veces esa cláusula es motivo suficiente para acabar con una amistad o provocar problemas familiares. 

Hay personas que de verdad no tienen con quién dejar a sus hijos por diversos motivos: no cuentan con familia cercana que los cuide (o todos estarán en la boda), no tienen una niñera de confianza o dinero para pagarla, la boda es en otra ciudad y no hay forma de viajar sin ellos, o bien, el bebé es muy pequeño, aún toma pecho y el biberón no es opción, entre otras muchas razones.

 

Sobre si es buena o mala idea, eso depende de cada pareja y de su entorno. Si en tu familia hay muchos niños y la mayoría de tus amigos son padres, incluir a los pequeños es lo mejor. Eso te evitará pleitos o que varios de tus invitados cancelen con poquísima anticipación, lo que al final se traducirá en un gasto inútil porque pagaste por lugares que se quedarán vacíos.

Ahora, si hay pocos peques en tu entorno y sabes que tus invitados no tendrán problemas para dejarlos en casa, entonces haz tu fiesta sin niños y disfrútala. 

También debes ser prudente al tomar esta decisión, pues si sabes que tu mejor amiga no puede dejar a su bebé de brazos con otra persona toda la noche, entonces tampoco le pidas que sea tu madrina de honor ni le recuerdes lo importante que es para ti que te acompañe ese día… siempre y cuando vaya sola.

Mira también: ¿Cuál es el mejor mes para casarse?

Lo más importante es no tomar esto de forma personal, ni como novia ni como invitada. Si alguien no puede asistir a tu boda porque tiene que cuidar a sus hijos, es muy entendible. Y si la boda es solo para adultos, ni modo; no es que los novios no quieran cerca a tu hijo o que no entiendan tu situación, es solo que este es su día especial y tienen derecho a vivirlo como gusten.

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.